Todos le disparan a la paz

Abril 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

La paloma de la paz de Santos no solo sufre de los mismos ataques que la de Betancur, la de López en Tlaxcala y la de Pastrana en el Caguán, sino que la artillería pesada se dispara hoy desde todos los flancos: expresidentes, ministros, columnistas, terratenientes y desde la misma mesa de negociaciones en la Habana.***Que Uribe dedique sus trinos a boicotear el diálogo con las Farc, no quita el sueño; ni que utilice un lenguaje ofensivo para descalificar a quien le haga oposición. Pero que Pastrana, niño de la elite bogotana, imite a Uribe y a Maduro, el de Venezuela, para cuestionar el proyecto de paz de Santos, sacarse el clavo con Samper, ultrajar al ministro Carrillo, a Miguel Silva y a Mónica De Greiff, refleja la mediocridad de nuestros líderes políticos.***En Semana Santa padecimos el vía crucis de revivir perversas etapas de la historia reciente, como el fracaso de Pastrana en el Caguán, el proceso 8.000 de Samper, la cárcel de la Catedral en época de Gaviria y la fallida reinserción de paramilitares que promovió Uribe.***Pero mientras la comisión del gobierno hace su labor en La Habana, con confidencialidad extrema, y Santos se queda corto en la socialización del proyecto, las Farc lo torpedean a diario. Da la sensación de que los acuerdos se hacen a espaldas del país y que quienes tienen la sartén por el mango son ‘Márquez’ y sus colegas.***Cuando en Colombia se desata una feroz campaña contra el proceso de paz, encabezada por Uribe, Pacho Santos y algunos columnistas, las Farc piden 10 millones de hectáreas para Reservas Campesinas, Asamblea Constituyente, curules en el Congreso y advierten que no pagaran un solo día de cárcel. ***La guerrilla no se da cuenta que no tiene respaldo ciudadano. El taxista, el carnicero, el ama de casa y el campesino que ha sufrido el embate de la guerra, no están dispuestos a votar por ‘Timochenko’ o ‘Márquez’. Las Farc se quedaron congeladas en el tiempo: en el muro de Berlín, la Rusia comunista y la revolución de Mao Tse Tung. No han evolucionado. Desconocen los cambios de la sociedad. ***Ni el gobierno ha socializado el proyecto de paz, y la guerrilla menos. Santos, en lugar de preocuparse por las encuestas, debería centrarse en la elaboración de una agenda postconflicto Si el leiv motiv de su mandato es firmar la paz con la guerrilla, el Presidente podría eliminar los costosos e inútiles asesores que pululan en Casa de Nariño e invertir en una campaña de comunicación que muestre cómo sería el país sin atentados, secuestros, ni minas quiebratas. Esa sería la respuesta a quienes defienden el statu quo, y a críticos inmediatistas y electoreros.*** Las Farc, que piden y piden tierras, curules y seguridad, tampoco han iniciado una pedagogía frente a un país que los rechaza, no aceptan sus errores, ni están dispuestos a contribuir para tener una sociedad más justa e igualitaria. ***Los publicistas colombianos están en mora de cranear una campaña como la que hicieron en Chile cuando el referendo propuesto por Pinochet. ¿Vieron la película NO? Un publicista dio en el clavo cuando puso a la vieja izquierda a soñar con la esperanza de un nuevo amanecer.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad