Tiros a la paz

Abril 17, 2015 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

A escasas horas del demencial ataque de las Farc al campamento de ‘La Esperanza’, en Buenos Aires, Cauca, y mientras sobrevuelan los helicópteros trayendo los heridos a Cali, los colombianos nos movemos entre la incertidumbre y la rabia frente a la lentitud del Gobierno para tomar decisiones, los consabidos trinos de Uribe y declaraciones del procurador Ordóñez contra el proceso de paz y la cínica respuesta de Pastor Alape desde La Habana, afirmando que fue una “acción defensiva”. Es decir, tiros a la paz, desde tres flancos.***Las redes sociales, como es de suponer en un país tan polarizado como el nuestro, exigían a Santos reiniciar los bombardeos a los campamentos de las Farc, y no pocos, dar por finalizado el proceso de paz. En las primeras horas, los comandantes daban versiones encontradas sobre supuestos combates, más adelante dijeron que había sido una emboscada y al final, un “ataque aleve”. Los periodistas de Caracol, W, Blu y RCN, lanzaban toda clase de hipótesis, que solo aumentaban la incertidumbre y la rabia.***No sabemos si por la presión o por el pánico que sobre él ejercen Uribe y sus voceros, al cabo de varias horas Santos anunció, rodeado de la cúpula militar y del fiscal Montealegre, la reiniciación de los bombardeos a los campamentos de la guerrilla, al afirmar que lo del Cauca, fue un “ataque deliberado”.***Quedan muchas dudas sobre lo sucedido el 15 de abril a la madrugada, en el Cauca: 1) ¿Por qué concentraron a los soldados, a medianoche, en una cancha de futbol, totalmente descubierta? 2) ¿Cómo es que en un regimiento de cerca de 30 hombres o más, no se puso vigilancia externa? 3) El cese unilateral de la guerrilla y la orden presidencial de suspender los bombardeos, ¿bajaron la guardia a los militares? 4) Si estaban en zona roja, ¿cómo no se hizo inteligencia para investigar que hacía el día anterior en Buenos Aires, alias ‘Chichico’, experto en camuflajes y en ataques a mansalva?***También existen rumores sobre la posible división interna de las Farc, cuando algunos de sus frentes no apoyan al secretariado que negocia en Cuba. Hay rebeldía en las bases y mandos medios que no creen en la retórica de la paz y prefieren continuar en el negocio de la coca, secuestrando y cobrando vacunas. Hay quienes van más lejos, y sostienen que alguien en La Habana, dio la orden de realizar el atentado para presionar el cese bilateral del fuego. Pueden ser hipótesis, pero son tan frágiles las explicaciones que nos dan el Gobierno, las Fuerzas Militares y la misma guerrilla, que acabamos por no creer en ninguna.***Entretanto (1): Ojalá que a la próxima cumbre de Paz que organice el alcalde Petro, no se le ocurra invitar a dos francotiradores como Fernando Vallejo y Maradona. Entretanto (2): La actitud pasiva del gobernador Ubeimar para solucionar el caos en la sección de Pasaportes, debería ser investigada por la Procuraduría. Hay que ver el trato ignominioso que reciben quienes van a tramitar su pasaporte, por parte del personal interno y externo de la Gobernación, que parece no darse cuenta del abuso de los tramitadores, que exigen entre $l50 a $200 mil por puesto, mientras los policías que ‘vigilan’ se hace los de la vista gorda para meterlos en cintura.

VER COMENTARIOS
Columnistas