¿Se rajó Santos?

¿Se rajó Santos?

Diciembre 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

¿Santos se rajó o perdió el año como muchos afirman? O, por el contrario, ¿no es el único culpable de la incapacidad de la clase política para dar el timonazo que cambie el rumbo del país, y hoy es el chivo expiatorio de los errores que le estallan en sus manos desde todos los flancos?***No fue Santos el que dejó perder el mar de los siete colores de San Andrés con el fallo de la Corte de la Haya. Además de Pastrana y Uribe, los antecesores de la canciller Holguín y otros burócratas bogotanos entregaron Panamá, Los Monjes y otros sitios estratégicos de la geografía nacional. Este gobierno le apostó a la paz, pero tampoco es culpable del malhadado discurso de ‘Iván Márquez’ en Oslo, ni de las mentiras de Santrich en relación con los secuestros y el narcotráfico.***No ha sido Santos el único presidente que ha permitido la acumulación de la riqueza de la elite social y económica, como en el caso de Interbolsa. El desplome de esa baraja de naipes es similar a los autopréstamos de Granahorrar, de Jaime Michelsen en el gobierno de Belisario Betancur. No hubo control ni ahora, ni antes. Las pirámides, estilo DMG, siempre han funcionado en los estratos altos en Colombia, en medio del silencio cómplice de los gobernantes de turno.***Y, ¿la Justicia? Da vergüenza no sólo la abortada Reforma sino el paro de los jueces, consecuencia de la actitud de los últimos cuatro presidentes al incumplir con el ajuste salarial prometido desde hace 20 años; mientras magistrados y miembros de las altas cortes devengan sueldos fabulosos se favorecen con carruseles de pensiones, la base da la cara a los delincuentes, despacha en sitios inhóspitos, en medio de anaqueles llenos de polvo y comején, consumen corrientazo y montan en Transmilenio o MÍO.***La reforma a la Salud, para subsanar el descalabro de la Ley 100, tampoco es consecuencia de la incompetencia de Santos. Ahí está el ministro Gaviria, que desde su columna de El Espectador pontificaba sobre la gran solución, y ahora está enredado, tratando de curar con placebos un paciente en estado terminal.***Si algún juicio hay que hacerle a Santos es por pertenecer a la clase dirigente que no ha logrado cerrar la brecha económica y social que se agudiza con los años, en congelar la ley de tierras que aún tiene visos de feudalismo (un ejemplo es la renuencia de Fedegan a asistir al foro con la guerrilla), en permitir que la educación superior siga siendo monopolio de estratos altos y que la salud se haya convertido en negocio y no en un derecho.***No sabemos qué paso con el Santos que empezó con el pie derecho, hablando fuerte sobre la restitución de tierras, las locomotoras y la paz. Fue a partir de la Cumbre de las Américas cuando su figura de estadista se empezó a diluir. Desde ahí arrancó la cascada de mala suerte. Creo que el Presidente tendrá que regresar donde los Mamos, o tomar las gotas de Uribe o hacerse baños con yerbas, pues alguien le echó sal. Esta empavosado, como dicen los venezolanos. Para bien del país, esperemos que en el 2013 Santos olvide las encuestas y siga el libreto que inicio en sus primeros meses de gobierno.***Entretanto: ¿Lo mejor de la Feria?: las tascas en la Avenida Colombia. Ojalá que la Alcaldía revise nuevamente la idea de que el MÍO invada ese espacio, que podría convertirse en algo similar a las Ramblas de Barcelona. Un feliz año les deseo desde la helada Nueva York. Brrr.

VER COMENTARIOS
Columnistas