Santos se desdibuja

Santos se desdibuja

Julio 27, 2012 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

¿Qué pasa con Santos? ¿Dónde está el estadista que hace dos años sorprendió con proyectos como la Ley de Tierras y el Marco para la Paz? ¿Qué se hizo el líder capaz de romper amarras con Uribe, y reconstruir las relaciones con los vecinos? ¿Porque cambió el mantra de no pelear con su antecesor y hoy se ha convertido en su clon? ¿Será que el acoso de Uribe le bajó su autoestima? ***Santos empezó a desdibujarse desde la maldita Cumbre de Cartagena, y de paso con la segunda temporada invernal, que arreció los desastres de la primera, con los ríos salidos de cauce, montañas y carreteras colapsadas y el número de damnificados en aumento. Para rematar, reversó la reforma de Educación. Todo ello adobado por los trinos de Uribe.***Sin embargo, Santos tenía varios ases bajo la manga: la reforma de Justicia, la restitución de tierras, la Ley de Justicia y Paz, la construcción de cien mil viviendas, los empleos que llegarían con el TLC y la apertura de mercados en la China y la Conchinchina, pero las Farc empezaron a lanzar tatucos y a emboscar policías y soldados y los trinos del sirirí antioqueño se volvieron ladridos. ***El Presidente pensó que era tiempo de hacer cambios en su equipo y salió del magnífico ministro de Obras que, como Carvajal, hacía las cosas bien; trasladó a su ministro estrella, Vargas Lleras, el único que le cantaba la tabla a Uribe y lo mandó a hacer casitas, dejó a la Ministra de Educación que fracasó con la reforma y nombró en Salud a Beatriz Londoño que le quedó grande el caos de la salud y la corrupción en las EPS. ***El momento cumbre llegó con el hundimiento de la reforma a la Justicia, y se produjo el gran bajonazo en la imagen del Gobierno, el Congreso y las Altas Cortes. Vino la creación del Partido del Puro Centro, de Uribe y sus adláteres, donde se pasó de los trinos a la más virulenta agresión contra el gobierno Santos. El fantasma de Uribe empezó a rondar por los pasillos de la Casa de Nariño y estalló la bomba de tiempo del Cauca. ***Santos olvidó su capacidad conciliadora, y aupado por las críticas de la derecha militarista, no fue capaz de sentarse con los indígenas a iniciar un dialogo de paz. Cincuenta años de olvido del Estado, de abuso de los terratenientes y de que los jóvenes sean la carne de cañón de la guerrilla. No. Para él era más importante convencerse de que el avión Supertucano no fue derribado por las Farc, y convertir las lágrimas del soldado García en el toque de diana para arreciar la presencia militar en el Cauca. No aceptó la intermediación del juez Garzón, mandó a dialogar con los nasa a sus subalternos, y se fue para San Andrés a celebrar el Día de la Independencia. Muy mal manejado este asunto. ***Ante este panorama, el país aspiraba a que el 20 de Julio durante la instalación del Congreso, Santos diera el gran timonazo: 1) derogar la Ley 100 y reestructurar la salud, 2) descongestionar la Justicia, 3) combatir la impunidad, 4) apoyo irrestricto a la Ley general de tierras, 5) reducir el desempleo y 6) entablar un diálogo constructivo con los indígenas. No fue así. El balance de sus dos años de mandato fue un canto a la bandera.***Las huestes uribistas del Congreso acaban de presentar un proyecto para crear una Asamblea Nacional Constituyente, y lo más increíble: Angelino Garzón se levantó como Lázaro de su cama, y apoyó al proyecto que busca la reelección del ‘mesías’. Santos tiene que sacudirse de la sombra de Uribe. Es como un fantasma que lo persigue y no lo deja actuar. Que no le copie su lenguaje de guerra, que reaccione, que más de medio país no quiere un clon de Uribe.

VER COMENTARIOS
Columnistas