¿Qué busca Fajardo?

Junio 14, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

“En Antioquia, todo es extremo: nació una santa y nació Pablo Escobar, dijo en su introducción el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, durante un almuerzo con columnistas. La audiencia estaba full. Cero preguntas largas y autodiscursos de algunos colegas, que desarticulaban los encuentros convocados por Mario F. Prado.***Su exposición fue lúcida, coherente y con un contenido de evolución en la concepción tradicional de la política, a tal punto que, cuando hablaba del programa ‘Antioquia, la más educada’, Gloria H. le dijo: “Por favor no siga, que nos estamos muriendo de la envidia”.***Pero dejemos de lado el almuerzo y examinemos la ‘Vuelta a Colombia’ de Fajardo. Desde hace un mes concede entrevistas. ¿Qué busca? ¿Está en campaña? ¿Acaso no está inhabilitado para meterse en la puja del 2014, o bien, allana el camino para el 2018? ***El panorama político está enredado: el libreto de Uribe se agota por excesos como el de las coordenadas y sus candidatos no llenan las expectativas. La Unión Nacional está pegada con babas. El P. Liberal tiene el privilegio de contar con más miembros en la cárcel. El P. Conservador se volvió vergonzante. El P. Verde se esfumó, el PIN busca nuevo disfraz y ¿la izquierda?: apegada a teorías revaluadas, sin evolucionar y dividida. Clara López es inteligente, pero su libreto también se agotó. *** El gobierno de Santos hace aguas por falta de coherencia y acción. Se inició con pie derecho al restablecer relaciones con los vecinos, le dio un aire inusitado al proceso de paz, hace historia con la ley de tierras, y ¡saz¡ recibe a Capriles, por soberanía según los conservadores, hace estallar de cólera al gobierno venezolano y despierta la jauría de la izquierda latinoamericana, anunciando el supuesto ingreso de Colombia a la Otan. ***Santos deja la marea alta y se va de mediador en el conflicto árabe-israelí. ¡Hágame el favor! Mientras tanto, el sistema de salud colapsa y al ministro Gaviria nada que le aprueban el proyecto; la corrupción se entroniza, la Justicia se clientelizó y perdió la dignidad, las locomotoras no arrancan, el Congreso legisla por gabelas, la Ministra de Justicia no puede con el hacinamiento carcelario. Ni hablar de la violencia urbana. ***Un matemático como Fajardo debe estar evaluando la configuración del bosque. Así sea antioqueño como Uribe, no representa la tradición rural, patriarcal y latifundista de una región que derribó montañas a hacha y machete y fue la gran depredadora del Siglo XX. Es un académico liberado de paradigmas de astucia y viveza que hicieron ‘grande’ al pueblo antioqueño. Su concepción moderna y humanística del Estado, conectado con el país, hace pensar que es el tiempo de Fajardo.***Entretanto: A raíz de la entrevista con Jaime Arias en El País, el médico Hernán Rodríguez afirma que Acemi vela por los intereses de las EPS, que se quedaron con el 30% de los dineros de la salud desde la Ley 100. Recuerda que Arias fue ministro de Salud y presidente del extinto Seguro Social en época de A. Pastrana. “Fueron los gobiernos neoliberales, ayudados por Arias, los que convirtieron la salud en negocio lucrativo para los privados. los mismos que hoy defiende y a los que les abrió camino, sacando al ISS de la competencia”. Arias dice que “el negocio está quebrado”, las EPS trabajan a perdida, la reforma traerá más problemas que soluciones y los usuarios tendrán más dificultades para su atención. “Les metieron la mano al bolsillo quitándoles el manejo del dinero y la integración vertical que les sirve para exprimir el sistema”, sostiene el doctor Rodríguez.

VER COMENTARIOS
Columnistas