¿Por quién votar?

¿Por quién votar?

Marzo 07, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

A dos días de las elecciones de Congreso, el colombiano de la calle se mueve entre dos alternativas: votar en blanco o no votar. Todo porque la mayoría de las campañas están bajo la sombra de la duda. Abundan lugares comunes y las propuestas no emocionan, no tienen credibilidad. ***Como dice Juan Manuel Ospina en su columna de El Espectador, hay tal desencanto de la política y de los políticos, del Estado y sus funcionarios, que el país “vive una profunda crisis de liderazgo en la política y en la academia, en la ciencia y las artes, en el sindicalismo, en los gremios, en la justicia y en la esferas de la ética y la religión”. ***Las listas de Senado y Cámara, son miradas con lupa ante los acuerdos (¿o mangualas?) de los partidos tradicionales y los de nuevo cuño para captar votos, no importa que muchos de sus candidatos tengan líos judiciales, o sus familiares estén en la cárcel por parapolítica, o las ‘ías’ tengan en la mira a funcionarios públicos por actos de corrupción. La compra de votos no solo procede de los gamonales sino también de narcotráfico y guerrilla. ¡Qué asco! *** ¿Y qué decir de los congresistas jurásicos? Aquellos que como el Johny Walker siguen tan campantes apoltronados en el Congreso, convencidos de su derecho a ser vitalicios. Campeones del ausentismo, y expertos en manipular proyectos vitales, que aprueban o hunden según la mermelada que les ofrezcan. *** Las cabezas de listas con Uribe y su Centro Democrático, el Partido Liberal con Horacio Serpa, el desmantelado PC, la U, Cambio Radical y el Mira, la izquierda desunida con Jorge E. Robledo y la Alianza Verde con Antonio Navarro, convertirán al Congreso en ring de boxeo o en plaza de mercado. ¿Se imaginan un debate para aprobar el matrimonio gay entre Uribe, Mamola, Robledo, el Mira, el cómico Alerta y el senador Gerlein? Con la disciplina para perros impuesta por Uribe, ¿qué congresista de su bancada, se atreverá a decir esta boca es mía? Y los liberales, ¿quedarán mudos, con los vibratos de Serpa? y los godos ¿con las sentencias execrables de Gerlein? *** ¿Qué van a hacer allá mujeres valientes como Claudia López y Viviane Morales, o gente bien intencionada como Sigifredo López, Velasco, Galán, o los jóvenes caleños encabezados por Reyes Kuri, cuando las bancadas reaccionarias de Uribe arremetan contra el proceso de paz? ¿Quién defenderá los cambios en la Constitución, si se aprueba, para eliminar la reelección, ampliar el periodo presidencial a 6 años y sepultaer la Vicepresidencia?***El voto por este Congreso será un acto de fe. El relevo de la clase política está lejos, por eso hay que votar, así sea en blanco o por quienes representen el cambio y no tengan prontuario en la Fiscalía o parientes en la Picota. *** Entretanto (1): Mi solidaridad con el periodista Álvaro Miguel Mina. El curtido reportero, que ‘huele’ la noticia de lejos, vigila la ciudad día y noche y conoce como nadie los recovecos de la violencia enquistada en Cali, hoy la vive en carne propia al enterrar a su hijo, víctima de un cobarde atraco, y que murió 15 días después de luchar con la muerte. *** Entretanto (2): ¿Por qué el Gobierno y los altos mandos militares se oponen a la militarización de Buenventura? El puerto es el microcosmos donde se concentra toda la violencia del país: narcotráfico, guerrilla, contrabando, delincuencia común, desempleo y pobreza. Las autoridades han descubierto cinco de las llamadas casas ‘pique’. ¿Saben qué son? Lugares donde se desmembra a seres humanos vivos, y después son lanzados al mar o a los esteros. ¡Dios mío!

VER COMENTARIOS
Columnistas