Petro o ¿piedro?

Petro o ¿piedro?

Marzo 21, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

¿Por qué Petro está piedro? Después de utilizar toda clase de argucias jurídicas, como la Tutelatón, pronunciar discursos incendiarios y viajar a Estados Unidos con su equipo de abogados para denunciar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la arbitrariedad del Procurador de inhabilitarlo por 15 años, Petro recibió como un baldado de agua fría la sentencia del Consejo de Estado y la decisión del presidente Santos de dar por terminado el más complejo proceso jurídico-político de la historia colombiana. *** Ni a Petro le interesa Bogotá, ni al Procurador el Estado de Derecho. Lo que estaba en juego era la confrontación profunda que existe en el país entre la izquierda y la derecha. Y fueron dos figuras emblemáticas de ambos bandos, Petro y Ordóñez que, azuzados por la soberbia de uno y de otro, polarizaron al país y crearon la ingobernabilidad más absurda en la capital. ***Ambos perdieron: mientras Petro, saldrá humillado de un cargo que pudo ejercer mejor que su antecesor, se convertirá en el correcaminos colombiano, dizque para defender la paz a través de una nueva Constituyente. Ordóñez, que se creía el rey de todo el mundo, sabe que su credibilidad y prepotencia quedaron lesionadas ante la injusta sentencia de decretar por 15 años la muerte política de un hombre al que convirtió en víctima del sistema. *** Nadie le niega a Petro su extraordinaria labor en el Congreso, su oratoria y su poder de convocatoria de masas. Pero de ahí, a que él y sus seguidores califiquen de excelente su gestión como Alcalde Bogotá, hay mucho trecho. Quería imponer un modelo de ciudad más incluyente, más justo, pero fallo como administrador. Se le fueron las luces al improvisar la recolección de basuras. Pretendía arrebatarla al sector privado, y compró a ciegas un equipo obsoleto que dejó contaminada la ciudad por 3 días. ***Petro tiene que aceptar que durante su periodo como Alcalde, aumentó el caos vial, la inseguridad, el desempleo formal, bajó la educación infantil, el desayuno escolar y la vivienda en estratos bajos. Ojalá que esa rabia concentrada que tenía la noche del miércoles en el balcón del Edificio Liévano, cuando llamó tramposo a Santos y se fue lanza en ristre contra las instituciones, la transforme en autocrítica. ***Entretanto (1): No puede repetirse la asonada del miércoles en Cali, cuando colapsó la ciudad por acción de los propietarios de buses que se niegan a chatarrizar sus vehículos, después de aceptar la oferta del Alcalde de recibir $80 millones por cada uno. Guerrero explicó esa noche en Noticinco que algunos transportadores habían aceptado la suma anterior, pero después de la asonada aumentaron el costo de sus buses viejos en $120 millones. ¡No hay derecho! ***Entretanto (2): El presidente Santos exageró la reacción por el incidente de la incontinencia durante la apertura de campaña en Barranquilla. Ha debido quedarse callado. Fue un lamentable episodio, debido a su reciente operación de próstata. Nada más. ***Entretanto (3): ¿Será verdad que más de 10 agencias de venta de carros han tenido que cerrar a causa de las extorsiones?

VER COMENTARIOS
Columnistas