Pedro Navajas en Cartagena

Pedro Navajas en Cartagena

Febrero 09, 2011 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Cartagena hervía a 30 grados, mientras la intelectualidad colombiana se daba cita una vez más en Hay Festival, para oír de viva voz a Miguel Syjuco (Filipinas), Andrés Neuman (Argentina), Alessandro Baricco (Italia), Jouamana Haddad (Líbano) y Walter Joe Broderick (Noruega), la nueva generación literaria, menor de 40 años.***Lo más representativo de la prensa bogotana (Roberto Pombo, Daniel Samper, Enrique Santos, Clara Elvira Ospina) se mezcló con escritores colombianos: William Ospina, Óscar Collazos, Roberto Burgos y Julio César Londoño, y caleños que sí leen como Micha Caicedo, Henry Eder, Aura L. Mera, Eduardo J. Victoria, Ester Ventura , Ricardo Villaveces, Luis F. Manchola, Angelita de Manchola, Mauricio Cabrera (¿nuevo gerente de Emcali?), María E. Bonilla, Margarita Vidal y Carlina Toledo (quien promovió una reunión de caleños con costeños del 1815, que llevaron a María Mulata a la Alcaldía).***De la programación, auspiciada por Casa Mafre, cuya directora es Vicky Bejarano, hija de Álvaro Bejarano, tengo que destacar: 1) La entrevista de Rubén Blades; 2) La charla de Daniel Samper con Lydia Cacho; 3) El recital del piano de Philip Glass; 4) La entrevista de Syjuco; 5) La conversación con Baricco; 6) El homenaje a Tomás Eloy Martínez, 7) El diálogo entre Gossaín y Belisario Betancur y 8) La Gala del libro favorito.***El título de esta columna es en memoria de Pedro Navajas, el personaje de la canción de Rubén Blades, que dio inicio a la canción urbana o la ‘salsa intelectual’ y que marcó profundamente a mi generación. Roberto Pombo nos descubrió la personalidad fascinante del cantante panameño, cuando en su mea culpa como ex candidato presidencial, confesó que cometió muchos errores: “No se puede arreglar a Haití con cancioncitas”. “La política actual no sirve, hay que cambiar todas las constituciones”. ***Estremecedor el testimonio de Lyda Cacho, la periodista mexicana secuestrada y violada por narcotraficantes y políticos corruptos (entre ellos, el propio gobernador de Juárez) por sus denuncias contra la violencia y prostitución de mujeres y niños en México. Al salir de la cárcel, quiso abandonar su lucha por la defensa de los derechos humanos, pero su abuela, que es una activista feminista, la convenció de seguir. Al final de su charla con Samper, dijo algo que me impresionó: “A los latinoamericanos no nos han enseñado a vencer el miedo”·***Algunas conferencias adolecieron de un mal común: entrevistadores que desperdiciaron personajes, como Hugo Chaparro y Mauricio Rodríguez, que trataban de demostrar su erudición y dejaron sin hablar a los entrevistados. Finalmente, le informo a Julio Cesar Londoño que no fue el calor lo que nos hizo cabecear a los asistentes a la conferencia ‘El amor, el adulterio y otras verdades’ sino la pobreza conceptual de todos los panelistas. ***Entretanto: Decepcionante la sentencia del Procurador en el caso de los concejales de Cali, incluida la leve sanción al ex gobernador Abadía. Vergonzosa la decisión del Inpec de trasladar al ex senador Martínez a una cárcel de Barranquilla en lugar de corregir los desafueros de la Picota, implantando disciplina férrea, como corresponde a un penal de alta seguridad. Triste el espectáculo de los alcaldes frente al Ministro de Transporte, exigiendo el regreso de Uribe.

VER COMENTARIOS
Columnistas