Oposición o ¿deslealtad?

opinion: Oposición o ¿deslealtad?

Desde Bolívar y Santander, la deslealtad y traición han sido una...

Oposición o ¿deslealtad?

Abril 04, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Desde Bolívar y Santander, la deslealtad y traición han sido una constante en la política colombiana, tanto en la época de la independencia como en los albores del Siglo XXI. Pero no haré el recuento de las deslealtades de nuestra clase política. Esa es tarea de los miembros de la Academia de Historia, al cual pertenece el acucioso pertenece el investigador, Armando Barona. El tema de hoy es Angelino. ***Uribe dice que Santos lo traicionó. Hay quienes sostienen que Vargas Lleras hará lo mismo con Santos. Lo que nadie se imaginaba es que el vicepresidente Garzón iba a convertirse en el implacable opositor de Santos, inclusive peor que Uribe. En momentos en que el Presidente-candidato se desgañita por presentar los resultados de su gestión, Angelino, con camiseta anti-santista, lanza comentarios insidiosos sobre él y su equipo de gobierno. ***Hay que ser leal, pero no incondicional. Durante la campaña por la Presidencia, cuando Santos lo escogió como fórmula, la aceptación fue total, ya que Angelino representaba al sindicalismo y conocía los problemas de la base social colombiana. Su origen humilde, hijo de una vendedora de la plaza de mercado, blindó la dupla de dos políticos que pertenecían a estratos sociales tan diferentes. ***Por eso hay quienes rechazan la actitud de Angelino quien después de asumir la Vicepresidencia, pasó de ser el obsecuente segundo a bordo del presidente Santos durante la campaña, a convertirse en el palo en la rueda de no pocas de sus decisiones. Frases sencillas, pero cargadas de mala leche, fueron calando en sectores populares y socavando la credibilidad del gobierno que representaba. Si no estaba de acuerdo, ¿por qué no lavó la ropa sucia en casa? ¿La oposición se hace por fuera o adentro? *** La primera salida fue contra los técnicos de Planeación, al decir que nadie en Colombia podía hacer un mercado con $790.000. Algunas redes sociales lo criticaron por viajar en primera clase a Europa a participar en la fallida presidencia de la OIT. Afirmó con insolencia que no era un zarrapastroso. Todas las medidas de gobierno fueron criticadas, incluído el proceso de paz, al descalificar a los negociadores cuando los llamó “mandaderos” de Santos. ***Sus constantes críticas a ministros, asesores y personal de Palacio le dieron réditos. Llegó a encabezar las encuestas como la figura política más representativa del país, por encima del Presidente, del destronable Uribe y del general Naranjo. ¿Vale la pena acumular un capital político montado en la deslealtad y la traición?*** La gota que rebosó la copa fue la designación de Vargas Lleras como Vicepresidente. Angelino, que ya tenía listos el smokin y las bermudas para posesionarse como embajador de Colombia en Brasil, dejó salir todo su resentimiento cuando afirmó que prefería quedarse en Colombia porque el calor le hacía daño a su peludo perro Orión. ¡Típico¡ ¿Será que otro jefe político se atreve a firmar con él algún pacto? Y, ¿qué tal que se lance como Alcalde de Cali? Dios nos tenga de su mano. ***Entretanto (1): Por la apocalíptica sequía en Casanare, donde millares de animales mueren de sed, al gobernador Ubeimar se le ocurrió ofrecer a Cali para dar albergue a 6.000 chiguiros. Y, ¿dónde pensará ubicarlos? ¿No sería mejor darle abrigo a unos cuantos desplazados por la violencia en Buenaventura? ***Entretanto (2): El diálogo con Óscar Pardo, gerente de Emcali, en el Spiwak fue un éxito. 30 columnistas lo escucharon con mucha atención. Ojalá que ese lenguaje académico y su inclinación a pensar en grande, blinde a la joya de la corona contra la politiquería y la ambición de empresarios y contratistas corruptos.

VER COMENTARIOS
Columnistas