Los alfiles de uribe

Julio 29, 2011 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Lentamente, como en un efecto dominó, van cayendo los alfiles de Uribe. Así no estén presos todos, el país ha visto desfilar por los estrados judiciales a sus más cercanos colaboradores: Bernardo Moreno, Edmundo del Castillo, Jorge Noguera, María del Pilar Hurtado, Sabas Pretelt, Luis Guillermo Giraldo y ahora, al tristemente célebre autor del Agro Ingreso Seguro: el ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias. Faltan algunos, como el vocero principal del sanedrín uribista: José Obdulio Gaviria, hábilmente mimetizado de columnista en El Tiempo. Tampoco hemos visto desfilar por las ías al ex ministro de Protección Social, Diego Palacio, al actual embajador en la Santa Sede, César Mauricio Velásquez, y al ex ministro Carlos Uriel Gallego, culpable del descalabro en la contratación de las grandes obras (inconclusas y plagadas de corrupción) del país. ***El imperio de Uribe, construido sobre bases poco éticas, se derrumba a medida que se destapan escándalos que son pan de cada día en Colombia: espionaje orquestado desde el DAS a magistrados, opositores políticos y periodistas; la Yidispolítica; los ‘falsos positivos’; y la corrupción rampante en salud, impuestos, Estupefacientes, educación , etc. ***El modelo Uribe que tanto añora la derecha colombiana, por su exitosa política de Seguridad Democrática (hoy bastante cuestionada), tuvo en Arias el más aventajado intérprete. No sólo copió el talante militarista, camorrero y rezandero de su mentor, sino que se convirtió en protector de terratenientes y de la banca usurera. Y así como Uribe utilizó todos los medios para lograr la segunda reelección, Arias “usó el programa de AIS como bandera y plataforma política para su aspiración presidencial”, según palabras de la Fiscal Viviane Morales. ***Arias, aventajado economista de la Universidad de los Andes, empezó a revelar su verdadera identidad feudal en el caso Carimagua, hacienda ubicada en el Meta, adjudicada por el ICA a campesinos desplazados, entregando las 17 mil hectáreas a poderosos terratenientes para que sembraran palma africana. Jorge Enrique Robledo, del Polo y Cecilia López Montaño, senadora liberal, adelantaron un gran debate en el Congreso y Arias tuvo que echar para atrás el proyecto. ***¿Cómo defender lo indefendible, si el procurador Ordoñez, la fiscal Morales y el juez Fierro llegaron a la misma conclusión? ¿Quién podrá echar reversa a la orden de detención del ex ministro de Agricultura? Pues Uribe, que ya empezó a descalificar al magistrado Orlando Fierro, dejando una sombra de duda sobre su capacidad de actuar en derecho, porque “siendo juez en Neiva llegó a Bogotá apoyado por el magistrado Yesid Ramírez de la Corte Suprema de Justicia”. *** Uribe sabe que con Arias detenido, su legado está en peligro, pues le quedan pocos alfiles para mantener viva la imagen del presidente que liberó al país del terrorismo, el cual, a pesar de la máquina de guerra que creó, a expensas de la inversión social en salud, educación y empleo, todavía secuestra, pone bombas y minas quiebrapatas y mantiene en la selva soldados y policías, sin ninguna esperanza de regresar al seno de sus familias.

VER COMENTARIOS
Columnistas