Lincoln, Santos y Uribe

Lincoln, Santos y Uribe

Febrero 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Si Santos y Uribe tuvieran la dimensión humana y política de Abraham Lincoln este país sería otro. En la película de Spielberg la pugna entre demócratas y republicanos, pero especialmente la actitud soberbia de la derecha recalcitrante contra Lincoln, habría podido dar al diastre con la abolición de la esclavitud en EE.UU. hace más de 150 años.***Aunque Óscar López hizo un excelente análisis de la película, me pareció larga y tediosa, por el énfasis en ciertos aspectos de la Constitución que habrían podido eliminarse, sin demeritar su contenido histórico.***Pero, ¿hay afinidades entre Lincoln, Santos y Uribe? En Semana comparan “el trabajo sucio” del secretario de Estado William Seward para captar los votos demócratas que hacían falta para aprobar la Enmienda, con el “trabajo sucio” de Sabas Pretelt, Diego Palacio y Alberto Velásquez con Yidis y Teodolindo para obtener los votos para la reelección de Uribe. Es increíble comparar la estrategia de una mente brillante y humanista con el vulgar clientelismo de la era Uribe.***Otros hacen un paralelo entre Santos y Lincoln al considerar que la reacción de la ultra derecha norteamericana de hace 150 años frente a la abolición de la esclavitud, es similar a la que sufre Santos con el proceso de paz y la oposición de la derecha colombiana a la restitución de tierras. Tampoco. Si bien Santos se ha jugado todo por la firma de la paz, no tanto por la reelección sino por el trofeo que lo hará pasar a la historia, el proceso en La Habana tiene tantas fisuras que a cada flash mediático se cierne como una pesadilla, el rompimiento del diálogo.*** Y no es porque el Gobierno se ha equivocado en la pedagogía del proceso, mientras la guerrilla aprovecha su cuarto de hora para dar declaraciones. Creo que mientras los integrantes de la Comisión del Gobierno hacen su tarea en silencio, el desgaste que sufren las Farc con sus salidas en falso, las escaladas antes, en y después de la tregua, los hará llegar muy debilitados a la firma del acuerdo.***Lo que es inaceptable es pensar que Lincoln, figura cimera de la historia norteamericana, que sacrificó su vida y su ética al negociar los votos esquivos para lograr el leiv motiv de abolir la esclavitud, tenga similitud con los dos últimos presidentes colombianos. Firmar la paz con las Farc es sólo un paso para reconstruir un país donde pululan las formas de violencia: el narcotráfico, la inseguridad como el paseo millonario, el hurto, el raponeo y esa atroz matanza de las mujeres. Santos pasará a la historia si empieza a trabajar desde ahora en la agenda del post-conflicto. ***In memoriam: Ezequiel Pinsky, el ingeniero eficaz, dinámico y honesto que en la década de los 80 construyó medio país desapareció intempestivamente del escenario empresarial, social y político, donde era tan apreciado. Acaba de morir en Cali. Andrés Jaramillo, presidente de Conalvías, nos reveló a Aura Lucía Mera y a mí, en entrevista para El País, cuál había sido la causa de su retiro: ***“Durante el gobierno de Betancur el Ministerio de Obras comenzó a atrasarse en el pago a los contratistas hasta 6 meses. Al parecer, ellos hicieron una gran inversión en maquinaria con la Mercedes Benz y hubo una pérdida de valores entre el marco alemán y el dólar, entre el dólar y el peso. La tasa de intereses descapitalizaron a Pinzky”. Un entrañable abrazo a su esposa Raquel y a sus hijos Jack y Sussy, con quienes compartí el inolvidable viaje a Capurganá.

VER COMENTARIOS
Columnistas