La pirámide invertida

Noviembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Las interceptaciones a magistrados, miembros de la oposición y periodistas se han convertido en un verdadero tsunami contra el ex presidente Uribe, quien anda muy orondo dictando conferencias en la Universidad de Georgetown, recibiendo condecoraciones a diestra y siniestra en EE.UU. y Europa, y hasta lanzando balones en el estadio de Barcelona. Ahora prepara desde Twitter su sigilosa campaña a la Alcaldía de Bogotá (por debajo de cuerda, como su pretendida segunda reelección), pues, según María Isabel Rueda, su eslogan es: “Bogotá necesita Presidente”.***Lo que uno se pregunta no es la supuesta fascinación que ejerce Uribe sobre algunos colombianos, sino que tanto él como ellos no dimensionen lo que está pasando con empleados comunes y silvestres y con brillantes profesionales vinculados al DAS, que hoy pagan los platos rotos de la oscura máquina de espionaje que se gestó desde la ‘Casa de Nari’.***Es la pirámide invertida que se inicia en la base y posiblemente no alcance a bajar a la cumbre. La madeja comenzó a desenredarse con los más humildes: los policías Julián Laverde, David García y Manuel Pinzón, este último, conductor del magistrado César Julio Velásquez, y las empleadas que repartían el tinto en la Sala Plena de la Corte: Janeth Maldonado y María Torres. Su testimonio fue dramático en las puertas de la Fiscalía. Sus vidas y la de sus familias quedaron destrozadas. Silencio de Uribe. ***Después habría de tocarle el turno a la gestora de todo el entramado del espionaje: Alba Luz Flórez, la llamada ‘Mata Hari’. Entonces empezaron a rodar cabezas, como la de Mario Aranguren, director de la Unidad de Investigación y Análisis Financiero. Un hombre íntegro y con un currículum envidiable. El país estremecido vio a este hombre esposado y con lágrimas en los ojos cuando se le negó la casa por cárcel, y fue conducido a la Picota. Uribe vio lo que se le venía pierna arriba y trato de interceder por él. Ya era tarde. ***Fernando Tabares, ex jefe de Inteligencia del DAS quien se acogió a sentencia anticipada y pagará 8 años de prisión, lo mismo que Jorge Alberto Lagos, ex jefe de Contrainteligencia, y Marta Inés Leal, subdirectora de Operaciones y mano derecha de la entonces directora del DAS, y cuyos testimonios hicieron tambalear la cúpula de la Central de Inteligencia, desde María del Pilar Hurtado, a quien Suiza no le dio el beneplácito como embajadora, gastó sus ahorros en el pago de abogados y es acusada de concierto para delinquir, abuso en función pública, violación ilícita de comunicaciones y falsedad de documentos. También están en la cuerda floja Andrés Peñate y el actual director, Felipe Muñoz. Más vidas arruinadas por cumplir órdenes desde la ‘Casa de Nari’. ***Vino la avalancha inimaginable: el sanedrín de Uribe, con Bernardo Moreno a la cabeza, inhabilitado por la Procuraduría para ejercer cargos públicos durante l8 años. Algo similar le ocurrirá al embajador ante el Vaticano, César Mauricio Velásquez y posiblemente a Edmundo del Castillo y José Obdulio Gaviria. Uribe protestó en Twitter con un mensaje ladino, pero sigue trabajando su elección para la Alcaldía de Bogotá, para ejercer como “adalid de la democracia, la transparencia y la inseguridad democrática”.***ENTRETANTO: los altos mandos del Ejército deberán analizar con cuidado la salud mental de sus hombres. Ya no sólo es el fuego amigo (Jamundí) o los falsos positivos (Soacha) sino la violación y eliminación de testigos como sucedido en Tame, Arauca, cuando tres niños fueron asesinados presuntamente por militares de la Brigada Móvil.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad