Hillary y Netflix

Hillary y Netflix

Agosto 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos despiertan interés en el mundo entero, sobre todo en Colombia donde el ‘sueño americano’ es una utopía que en ocasiones, se convierte en pesadilla. *** En la reñida disputa por la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump se aferran puntos que fluctúan, según las circunstancias del día a día. La campaña ha carecido de altura, especialmente por el lado del candidato republicano: insultos y descalificaciones, golpes bajos, bullying en las redes sociales, y lo peor, el ‘hackeo’ de Julián Assange, desde Rusia, que difundió correos difamatorios contra la candidata demócrata. ***Una serie de la CBS, transmitida por Netflix, ‘The Good Wife’, cuyo último capítulo paralizó las cadenas de televisión en mayo de este año, es una radiografía patética de esa nación, donde la lucha por el poder llega a extremos patológicos.***La protagonista de la serie, Alicia Florrick (Juliana Marguiles) tiene el mismo perfil de Hillary, y como ella que soportó con gran entereza el escándalo sexual del presidente Clinton con la Lewinsky, la abogada de ‘The Good Wife’ permanece al lado de su marido, Fiscal del Condado, al ser destituido y encarcelado por corrupción y tener relaciones sexuales con prostitutas y algunas asistentes. Ambas son víctimas del seguimiento paranoico de una sociedad que escudriña y condena a priori cualquier desliz sexual, económico, familiar, religioso o ideológico. *** Hillary representa a esa mujer norteamericana, profesional exitosa, dueña de un carácter fuerte, capaz de superar los más violentos temporales. Tanto como Primera Dama y después, como Secretaria de Estado de Obama, cargo en el cual tomó decisiones difíciles al respaldar la intervención militar en Libia y asumir la responsabilidad por las fallas durante los ataques a Bengasi en el 2012, que terminaron con la muerte del personal del consulado gringo. ***Es tan similar la vida de Hillary con la protagonista de ‘The Good Wife’, que el buffete, donde Alicia Florrick ejerce su profesión de abogada, refleja la vulnerabilidad de la Justicia norteamericana. En ese ‘laboratorio’ se mueve un mundo clandestino de deslealtades, corrupción, acuerdos non santos entre abogados y jueces, mafiosos que se mimetizan en negocios legales, asesinato de testigos, cárceles tenebrosas situadas en socavones donde no llega la luz, racismo contra negros, judíos, católicos, latinos y árabes. ¡Ah! y los jefes de campaña, capaces de todo por llevar al triunfo al candidato, que en la serie es Eli Gold, un personaje despreciable y manipulador. *** Ojalá que Hillary llegue al poder, pero detrás suyo habrá una oposición envenenada, similar a la que ha tenido que soportar Obama, durante su gobierno. Ese sector de la ultraderecha, que ahora apoya a Trump todavía no digiere el racismo y menos aún el machismo. Que no le pase a la candidata demócrata lo mismo que a Alicia, la de la serie, que se vio obligada a renunciar a la Fiscalía, a causa de las sucias maquinaciones de la competencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas