¿Estamos listos?

¿Estamos listos?

Mayo 03, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

No quiero ser aguafiestas, pero al recorrer la ciudad, no siento, no palpo, no vislumbro que estemos ad portas de celebrar unos Juegos Mundiales que albergaran deportistas de 120 países. Tampoco quiero caer en el lugar común de comparar la Cali de los Juegos Panamericanos de 1971 con la actual, que además de recibir a diario miles de desplazados, la administración Ospina la dejo en obra negra y con la olla raspada. ***A excepción de un excelente video promocional y unas cuantas mingas de limpieza, las fachadas de los edificios siguen igual, puentes y paredes están llenos de grafitis, los huecos en calles y avenidas ya nadie los esquiva, sigue lenta la ampliación del puente de la Carrera 1 con 70. La Avenida Colombia, que según informes se abrirá el próximo 15 de mayo, todavía está en discusión el cambio o eliminación de las antiestéticas chimeneas que tapan hasta la Ermita. ***La plazoleta Jairo Varela aún está cruda y el cable de Cosmocentro a Siloé es otro elefante blanco, que se paralizó porque no hay plata para construirlo. Hay que ver cómo funcionan el Metro y el Metro-cable en Medellín. Si hasta les hicieron escaleras eléctricas a los barrios de ladera, donde viven los más pobres. Aquí ni siquiera hemos puesto las banderas de los 120 países que nos visitarán. ***No es bueno compararnos con Medellín, pero sí da envidia de la mala ver cómo se preparan los paisas para cualquier evento internacional. Toda la ciudad se involucra, enluce las fachadas, cortan el pasto de los separadores y con meses de anticipación dictan cursos de inglés a taxistas y emboladores. Todo antioqueño es un guía obligatorio para ‘vender’ su ciudad. Es que ellos tienen sentido de pertenencia y nosotros no. ***Ojalá que las directivas del certamen promocionen más agresivamente los Juegos, en aeropuertos, terminales de transporte, escuelas, universidades, en Aguablanca, en Siloé, en Terrón Colorado, en los centros comerciales e incluso en los semáforos, para que la ciudadanía entienda que la imagen de Cali es un compromiso de todos. ***Llama la atención que la mayoría de las delegaciones se hospedará en hoteles y no en un solo sitio, como lo han hecho las distintas sedes mundiales, donde se construyeron edificios para concentrar todo el microcosmos humano en un solo lugar. En Medellín, (y perdonen la insistencia), 3 bloques de apartamentos sirvieron de albergue a las delegaciones deportivas que llegaron recientemente a esa ciudad. ***Pero es que Cali no solo será sede de los Juegos Mundiales 2013 en julio 24, también será anfitriona del Encuentro Internacional de Mandatarios Afrodescendientes y de la Cumbre de países costeros sobre el Pacífico. Estamos a tiempo para sacudir una ciudad que se la trago la indiferencia. ***Entretanto: La interpretación del concierto Opus 61 en Re mayor de Beethoven, por el violinista japonés Ryu Goto, con la Orquesta Filarmónica de Cali, electrizó al Teatro Municipal. También la carpa de Delirio tuvo lleno completo el viernes, durante la presentación de ‘La Pinta’. Por algo la llaman el ‘Templo de la Salsa’.

VER COMENTARIOS
Columnistas