¿Enferma el poder?

¿Enferma el poder?

Julio 06, 2017 - 11:35 p.m. Por: Beatriz López

En esta convulsionada época política y social del país, donde la incoherencia de sus líderes produce más incertidumbre que esperanza, vemos cómo el ejercicio de la actividad pública les pasa factura los que buscan el poder, empujados por una inconsciente pulsión de vida o muerte.

***
Nadie está libre de padecer un accidente cerebrovascular, así pertenezca al gobierno, a la oposición o haya ingresado a la institucionalidad mediante un Acuerdo de Paz. A raíz del accidente cerebral que sufrió ‘Timochenko’ el pasado fin de semana, el país recordó lo sucedido con los vicepresidentes Angelino Garzón y Germán Vargas Lleras, uno por derrame cerebral en el mesencéfalo y el otro por un meningioma benigno.

***
También fueron a dar a la sala de operaciones, en pleno ejercicio del poder el presidente Santos y el expresidente y actual senador Álvaro Uribe, ambos por tumor en la próstata. Y yendo un poco más atrás, la cirugía a que fue sometido el presidente Barco en un hospital de la China, a causa de una diverticulitis. Después, al final de su mandato aparecieron los primeros síntomas de Alzheimer.

***
El 9 de agosto del 2010, a dos días de su posesión como vicepresidente, Angelino Garzón fue internado por una dolencia cardíaca y el 9 de septiembre de ese mismo año le dio un síncope cardiaco. El 14 de junio del 2012 le detectaron un cuadro infeccioso en la próstata y el 20 de ese mes, mientras estaba interno en la Clínica Sofía, sufrió el accidente cerebro vascular isquémico que lo tuvo en coma inducido hasta el 25 de junio. Al despertar quedó con dificultad motriz. Sin embargo, continuó como vicepresidente y al finalizar su periodo se lanzó como candidato a la Alcaldía de Cali.

***

Otro caso que causó gran impacto en la opinión pública fue el cuadro convulsivo que presentó el 2 de diciembre de 2012 el vicepresidente Germán Vargas Lleras, en plena entrega de obras en Vista Hermosa, cuando perdió el sentido y cayó al suelo. De inmediato fue trasladado a la Clínica Carlos Ardila Lulle, de Bucaramanga, donde le detectaron un meningioma benigno. Fue intervenido quirúrgicamente y le formularon radioterapia. A los pocos días presentó inmovilidad en la pierna derecha. No ha sido fácil la recuperación de un fumador compulsivo como él, y que además presenta signos de mucho stress.

***

El tercer caso es el de Rodrigo Londoño, quién el pasado fin de semana sufrió un accidente cerebral isquémico, que le alteró el habla y la movilidad del brazo izquierdo. Y aunque hacia el mediodía ‘Timochenko’ estaba lúcido, los cuadros de la guerrilla entraron en pánico y manejaron la información con una cautela digna de un jefe de estado. El comandante, finalmente fue trasladado en avión a Cuba, donde será monitoreado por un grupo interdisciplinario de neurólogos y terapistas.

***
Son tan devastadoras las secuelas que dejan estos accidentes cerebrales, por comprometer la parte cognitiva y motora de quien los sufre, que tanto Vargas Lleras como el mismo ‘Timochenko’, deben dar un paso al costado de su quehacer político. Ninguno de los dos podrá soportar la agotadora campaña presidencial que le espera a Vargas, ni llevar a cabo la compleja reinserción de la guerrilla que lidera Londoño.

VER COMENTARIOS
Columnistas