En Cali se baila bien

Julio 24, 2015 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Durante el lanzamiento de la 2ª Bienal de Danza de Cali, que albergará 800 bailarines nacionales, internacionales y locales del 6 al 14 de noviembre, la ministra de Cultura, Mariana Garcés, soltó una chiva que no logré confirmar con Beatriz Barros, la dinámica directora de Proartes, ni con la Secretaria de Cultura de Cali, ni con Juanes, funcionario de la Alcaldía que maneja el tema, y que no tuvo la gentileza de devolverme la llamada. *** Fue tal el cúmulo de evasivas y el acostumbrado juego de pasarse la pelota unos a otros, que decidí creer en lo que yo oí, en vivo y en directo, en el Teatrino del Teatro Municipal cuando la Ministra, durante su discurso, le dijo al alcalde Rodrigo Guerrero mirándolo a los ojos, que la plata del Bailódromo o Salsódromo estaba lista. Que en el presupuesto nacional para el 2016 estaba incluida la suma de $62 mil millones.***La historia del salsódromo comienza en el 2013, cuando la ciudad vibraba con los World Games, y la parejita caleña de Adriana y Jefferson gana la primera medalla de oro en el Baile Deportivo. Es ahí, en esos momentos de euforia, donde el presidente Santos le promete a Rodrigo Guerrero que le dará a Cali un bailódromo, similar al sambódromo de Brasil. Los asesores del Alcalde se dieron a la tarea de hacer cuentas y presentar un proyecto, el cual dio una suma un poco exagerada: $300 mil millones. Como es de suponer, el tema quedo enmochilado. ***La Ministra revivió el tema y puso a soñar a los bailarines de salsa que estaban en el teatrino y a los directores de las innumerables escuelas de salsa que hay en Cali. Paradójicamente, la ciudad entrañable de los años 60 se convirtió en las dos últimas décadas en un auténtico ghetto de gentes desplazadas por la violencia que invadió lugares como el Jarillón de Aguablanca, la parte trasera de las laderas y los barrios de Siloé y Terrón Colorado, conformando un caldo de cultivo para el pandillaje y la delincuencia. ***Y no hubo una política de Estado para afrontar el problema. A los últimos alcaldes, a excepción de Guerrero, se les salió de las manos el fenómeno migratorio que se tomó la ciudad desde finales del Siglo XX. Pero hubo un factor definitivo para rescatar a millares de niños y jóvenes del barro de la miseria y la exclusión: el baile. Y ahí es donde entran mujeres como Amparo Sinisterra, Gloria Castro, Beatriz Barros, Andrea Buenaventura, Eleonora Barberena (las niñas de Delirio), y dos hombres: Mulato y Carlos Trujillo, quienes asumieron la responsabilidad de revertir el más grave conflicto social en un factótum de identidad hasta llevar a Cali a los estrados internacionales, como un referente de calidad, disciplina y talento en el género de la salsa. Lo que se requiere ahora es que el Estado asuma, como lo ha hecho con el deporte, la creación de escuelas de oficio o universidades para el estudio y la formación de tantos jóvenes y niños que podrían tener una opción diferente a la delincuencia. ***Finalmente, felicitaciones al director artístico de la 2º Bienal de Danza, Juan Pablo López y su Comité curatorial, integrado por Marta Hincapié, Sara Stone y Miguel González, en la escogencia de la programación. Está de no perderse ninguna.***GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Fui víctima de hackeo, y quiero agradecer la solidaridad y cariño que me han demostrado infinidad de personas. Nunca pensé que tenía tantos amigos. Yo, que detesto los youtubes y los twitter, fui víctima de esta nueva forma de agresión mediática. Afortunadamente, con la asesoría de mi sobrino Álvaro José Vallejo, que es el genio de la tecnología en materia de internet, pude salir del enredo. Gracias de nuevo.

VER COMENTARIOS
Columnistas