El poder y la salud

El poder y la salud

Octubre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Al parecer se ha desatado una extraña pandemia de cáncer entre jefes de Estado de América Latina. Con el anuncio de Santos, a quien le diagnosticaron cáncer prostático, los colombianos retomamos las historias de carcinomas sufridos en un año por los jefes de Estado de Venezuela, Argentina, Brasil (Lulla Da Silva y Dilma Roussef) y Paraguay.*** Y aunque en su momento, el presidente Chávez acusó a la CIA de ‘inocular’ el cáncer a líderes de la izquierda latinoamericana: Lula de Brasil, Cristina Fernández de Argentina y a él mismo, no pasó de ser una bufonada del precursor del socialismo del Siglo XXI. Lo que se debate en estos momentos no es tanto si la enfermedad grave o no de un mandatario afecte el normal desarrollo de un país, sino la conveniencia de informar sin tapujos sobre la realidad de su estado de salud.***Si bien Santos ha manejado con claridad y transparencia lo relacionado con la intervención quirúrgica realizada el miércoles y la autorización para que el personal médico de la Fundación Santa Fe dé a conocer sin censura, la verdad sobre su evolución, no pasó lo mismo con las dolencias que sufrieron Angelino Garzón, Gustavo Petro y el Alcalde de Cartagena, cuyas consecuencias post-operatorias fueron silenciadas como si fueran secretos de estado, similar a las maniobras de Chávez para impedir que el mundo se enterara de su ‘real o imaginaria’ enfermedad. ***Angelino no está bien. Tiene problemas de movilidad, una afasia que le hace repetir las mismas palabras y semi-parálisis facial. Renunció a cumplir el tiempo reglamentario de convalecencia que exige un accidente cerebral, y se lanzó antes de tiempo a sus actividades como vicepresidente, en instantes en que se discuten temas como el proceso de paz, la reforma tributaria y la ley de pensiones, donde se requiere más fortaleza mental que protagonismo. El Congreso, en cabeza de Roy Barreras, solicitó a una comisión médica de alto nivel para que testifique si don Angelino está en condiciones óptimas para reemplazar -Dios no lo quiera- al Presidente. Alguien dijo que lo que quiere Roy es quitarse de encima a su contendor político en el Valle.***Tampoco Petro da muestras de coherencia en el rescate de una ciudad en crisis, después del tsunami Rojas-Nule, pues no ha logrado estabilizar los problemas de movilidad, seguridad, empleo, salud y abastecimiento de agua. No guardó reposo y a los pocos días de la delicada intervención cerebral, se dedicó a ejercer nuevamente sus funciones y tuvo una peligrosa recaída. ¿Será que el Concejo de Bogotá, pide a una comisión médica que avale la salud mental del señor Petro?***Finalmente, quiero referirme a la enfermedad ‘real o imaginaria’ de Chávez, que se disputará el próximo domingo la Presidencia de Venezuela con Henrique Capriles. Desde que se anunció el supuesto carcinoma de Chávez, muchos correos han circulado para desmentir la existencia de tal enfermedad. “La ausencia causada por su supuesto cáncer terminal le permitirá ‘relanzar y renovar’ su agotado discurso, logrando ventaja en la recta final de la contienda electoral”, dice uno de esos correos.*** “En la medida que se vaya aproximando la fecha electoral, sus apariciones serán más seguidas y con mejor semblante, eliminando definitivamente las aplicaciones de esteroides que lo hacían ver enfermo y abotagado. Antes del 8 de octubre Chávez lucirá más enérgico que nunca y el pueblo lo vitoreará como el Mesías que ‘resucitó’ para seguir orientando y ayudando a los más humildes”, dice otro de los apartes de los muchos correos que navegan y navegaron por las redes sociales.

VER COMENTARIOS
Columnistas