El pacto de Ubeimar

Noviembre 30, 2012 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

El gobernador Ubeimar firmó esta semana el Pacto de la Vallecaucanidad en medio de gran jolgorio en la Plaza de San Francisco: desfile, discursos, cohetes e inusitado despliegue en la prensa local y nacional. Esas convocatorias, así sean de papel, mejoran la autoestima de los gobernantes, y de pronto hasta les suben las encuestas.***Y aunque no sería justo que a escasos seis meses de su posesión le pidamos rendición de cuentas, después del caótico estado en que dejó la era Abadía las arcas del Departamento y el desgreño administrativo en sus instituciones bandera, sí hay aspectos relevantes que hacen pensar en que a esta administración le falta visión para relanzar y rescatar el verdadero espíritu de la vallecaucanidad.***Por ejemplo, el errático manejo que le dio a la distribución de licores, al renovar el contrato a los antiguos administradores. A la suspensión del Centro de Diagnóstico Automotor, que le dejaría este año al Departamento $100 mil millones, y en su lugar, crear otro Centro dependiente de la Gobernación. Y lo más grave, a la muy pobre presentación de proyectos de envergadura para las regalías. ***Aceptemos que fue diligente en aplicar la Ley de Quiebras (la 550) al Departamento; el traslado de la administración del Hospital Universitario a la Univalle y el nombramiento de un tecnócrata en la CVC. Sin embargo, la situación en Acuavalle, sigue congelada, al no aceptar la Junta Directiva el nombre de Gustavo Rivera en la dirección, el proceso debe iniciarse de cero. Tampoco sabe las opinión pública en qué estado se encuentra el Hospital Siquiátrico, que quedó en rines gracias al último gerente.***La falta de gestión se observa en el traslado de $70 mil millones que no fueron ejecutados este año y se irán al presupuesto del año entrante. Lo positivo es que esta cifra será de libre destinación y no tiene que pasar por la Asamblea. En relación con las regalías, da vergüenza que mientras el Valle presentó dos proyectos (uno de ellos para escenarios deportivos), por la suma de $l.600 millones, los de los departamentos más pobres y con menos recursos tecnológicos, como Chocó, Cauca y Nariño alcanzaron la suma de $113 mil millones.***En materia de seguridad, Ubeimar también pierde el año. No hay día en que no haya muertos en Buga, Cartago, Palmira o Darién, por vendetas, Bacrim, microtráfico, guerrilla, delincuencia común y hasta por maltrato familiar. Le sugerimos que el rescate de la vallecaucanidad no se hace con discursitos, bombas, ni cohetes sino dinamizando la gestión pública en lo económico, lo ético y lo creativo.***Se afirma que la idea del pacto fue de la señora Fabiola Perdomo, que utilizaría como trampolín para lanzarse a la Cámara de Representantes.***Entretanto: En relación con los dos temas álgidos de la semana: el fallo de la Corte de La Haya y la reelección del Procurador, les sugiero leer dos columnas: la de Melba Escobar, cuando afirma que en “48 años ese trozo de mar que se llevó Nicaragua, no sea gran cosa, pues para entonces, será más cloaca de lo que ya es ahora y no habrá peces ni arrecifes, así que no hagamos tanto escándalo”. Por su parte, Cecilia Orozco señala con el dedo acusador a las altas Cortes, al Congreso y al presidente Santos, por reelegir al procurador Ordoñez, como “garantía de impunidad para sus electores”.

VER COMENTARIOS
Columnistas