Consumatum est

Junio 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

A dos días de culminar una de las más agobiantes y sucias campañas presidenciales de la última década, la suerte está echada. Consumatum est. El domingo sabremos de qué lado se inclina el péndulo de la historia colombiana: si hacia la ultraderecha facista de ZuluagaU o hacia la izquierda Castro-chavista de Santos.***Ni Santos es Castro-chavista, ni el clon de Uribe es Hitler. Dejemos que Santos firme la paz en La Habana. Se ha jugado sus cartas para iniciar el desmonte de una guerra que amenaza con prolongarse si el binomio UZ llega a la Casa de Nariño. Si Zuluaga aborta el diálogo con las Farc, la historia lo juzgará. El de Santos es un gobierno coyuntural que dejará armadas las bases de la inclusión, la justa repartición de la tierra y la reivindicación de víctimas. ***Menos mal que ya pasaron los debates, donde ninguno de los dos candidatos salió bien librado: Santos no supo manejar un discurso fluido y Zuluaga cayó en un yoísmo que prometía el oro y el moro. Los diálogos se convirtieron en demostraciones ególatras de moderadores como Luis Carlos Vélez de Caracol y Vicky Dávila de RCN o en ring de boxeo como el de El Tiempo, donde Zuluaga agredió al estilo Uribe a un Santos estático y sonriente. Resultaron mejor los debates entre los dos posibles vicepresidentes Vargas Lleras y Carlos Holmes.***Las redes sociales se llenaron de verdades a medias y análisis sesgados, como un correo que circuló de un presunto periodista de la France Press que vive en París y fue corresponsal en Colombia por 5 años. Tanto el comentario del francés como un análisis de Fernando Londoño sobre los 10 puntos expuestos desde La Habana por ‘Iván Márquez’, parecían escritos por José Obdulio Gaviria. Es la fórmula de despertar el miedo, como hizo Bush con el terrorismo: “La firma de la paz con las Farc convertirá a Colombia en la Venezuela de hoy o la Cuba de ayer”. Falso, de toda falsedad.***Sin olvidar a los hackers, las confesiones del coronel González sobre los 2.616 falsos positivos y las ‘pruebas’ de los US$2 millones que entraron a la campaña de Santos, las mentiras también salieron de la campaña del Presidente. No hubo propaganda negra, pero sí cifras sobredimensionadas sobre empleo, salud, educación, seguridad ciudadana, Justicia. El gobierno perdió el año en esos rubros.*** Lo que se juega el domingo no es un partido de fútbol, es el futuro del país. Los colombianos no podemos ser tan ciegos e inmediatistas. Hay que desideologizar la absurda confrontación que hoy divide a la sociedad, familia y amigos. Demos un compás de espera al líder que llegará a manejar el posconflicto para construir una Colombia moderna e incluyente. ¿Quizás una mujer? ¿De pronto Clara López? ***Entretanto (1): Propongo crear una Asociación, ahora que se inició la insoportable Copa Mundial. Mudef: Mujeres Desesperadas por el Fútbol. Habrá saturación de fútbol mañana tarde y noche ¡Cuantos hombres autistas que solo despertarán con la explosión del gol! ***Entretanto (2): El poeta Farías es otra víctima del paseo de la muerte. Minutos después de despedirse de su amigo, el cardiólogo Adolfo Vera, quien viajaba a EE.UU., sintió un dolor en el pecho. Fue trasladado a varios centros hospitalarios de la ciudad donde no lo atendieron por carecer del carnet de EPS. Nadie se explica por qué llegó en ambulancia a Buga donde le programaron un cateterismo y allá falleció. Tenía 51 años y el mundo por delante.***Entretanto (3): Lástima que la excelente serie del doctor Mata haya pasado desapercibida. La puesta en escena del asesinato de Gaitán capta todo el horror de un acontecimiento que partió en dos la historia del país.

VER COMENTARIOS
Columnistas