Colombia inundada

Diciembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Mientras afuera llovía copiosamente, la tout caleña celebraba en el Club Colombia los 60 años de Conciviles, empresa fundada por José Otoya, Alfredo Vega Córdoba y otros ilustres caleños, y después de oír el discurso magistral de su Presidente, Alberto José Otoya, ingeniero egresado de la Universidad del Cauca, sentí la necesidad de preguntarle cuáles eran las causas de la ola invernal que nos ahoga. *** Conciviles ha participado en la construcción de proyectos hidro y termoeléctricos que hoy generan más de 5.000.000 millones de kilovatios, el 40% de la capacidad eléctrica instalada en el país; 2.400 km. de vías; 315 de ferrocarril; 27 km de túneles; infraestructura minera y de petróleos en Cerrejón, Caño Limón y Cusiana; 1.200.000 m2 de vivienda, industria y comercio y vías en Centroamérica, Venezuela y Perú. ***“Si en Colombia existe una empresa de esas características, ¿por qué vivimos semejante desastre en la Costa Atlántica, Antioquia y Valle?”, le pregunté al ingeniero Otoya. “Es la infortunada síntesis de males atávicos en la gestión del Estado: ni planeación, ni integralidad en la misma. Las corporaciones autónomas regionales no cumplieron sus fines y, por el contrario, hoy son modelo de desorden, cortoplacismo y corrupción. Y lo grave es que el Gobierno central ni las coordina ni las controla”. ***Sobre el boquete de 200 metros del Canal del Dique en el sur del Atlántico, Otoya afirma que “a largo plazo, frente a la inacción continua de los responsables para ejecutar las obras que preventivamente y con planeamiento se necesitan, la cuenta al final es más alta como ahora vemos. No vivenciamos los ríos como las vías que tenemos a la vista; el potencial de daños que pueden causar y prevenir para el largo plazo, no ha sido nunca políticamente rentable en Colombia”. ***¿Falló el jarillón diseñado por Lilienthal? “No. Salvajina no tiene una capacidad multianual para regular el río Cauca. Si no se hace con rigor prevención en los afluentes y sus cuencas, los efectos son los que hoy vemos. Lilienthal previó, con perspectiva de futuro, el inexorable cambio climático, para lo cual habría que planear y ejecutar continuamente obras preventivas, y correctivas: forestación, revisión de diques, mantenimiento y readecuación, dragados (río Fraile)”.*** ¿Por qué no hemos podido construir el túnel de ‘la Línea’? “Los suizos están concluyendo un túnel bajo su país de 150 km, planeado por más de 15 años. Aquí la solución de ‘la Línea’ es bien cuestionable por cortoplacista, amén de los costos de iluminar, ventilar y operar un túnel de 8 km. Bernardo Garcés hace 40 años lo concibió idéntico al de la Mancha, al suizo y a otros, para unir los valles del Cauca y Magdalena a nivel. ¿Qué habría sido de este país, su infraestructura, su desarrollo, su riqueza, sus ríos, sus ferrocarriles si lo hubiéramos construido? Soñar, planear y construir para el largo plazo no ha estado en la agenda política.***¿Cuál sería la fórmula para acabar con la corrupción en la contratación de obras públicas? “La cultura del ‘atajo’ del ‘fin justifica los medios’ permeó a todos el país. En las obras públicas la falta de planeación, de buenos diseños, de no improvisar, de no ‘correr’ a hacerlo en el reinado de cada quien, ha traído funestas consecuencias, pues se generan caldos de cultivo en los que cualquier cosa es posible. Si el Estado no se compromete a corregir lo anterior nada se podrá mejorar. En nuestro gremio hemos iniciado un proceso de autorregulación que nos compromete a mejores prácticas de gestión empresarial. Es un buen ejemplo frente al país”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad