Chivos expiatorios

Abril 21, 2011 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Cada vez la Justicia colombiana demuestra con sus actuaciones una inexplicable inequidad frente a los grandes casos de corrupción y abuso de poder del gobierno anterior. Me refiero a Agro Ingreso Seguro, las ‘chuzadas’ del DAS, la Yidispolítica y el carrusel de contrataciones de los Nule.***Lo que en una ocasión llamé la ‘pirámide invertida’, parece ser el sistema que impera en los entes de control para iniciar investigaciones que involucran a la clase política. Quienes están respondiendo no son los que crearon las condiciones para delinquir, sino los más vulnerables, los que no tienen quien los defienda, porque son simples ruedas en el engranaje de un Estado corrupto. *** En el caso de la Yidispolítica, los paganinis fueron dos ilustres desconocidos: Yidis y Teodolindo. Tan culpable es que el peca por la paga como el que paga por pecar. Si había cohecho, ¿cuánto demoró la Justicia para llamar a los dos altos dignatarios del Gobierno que ofrecieron dádivas a cambio del voto para la reelección de Uribe? Ya Sabas Pretelt recorre los pasillos de la Fiscalía, pero ¿qué pasa con el ex Ministro de Protección Social?***Veamos como comenzó la indagatoria sobre chuzadas a magistrados de la Corte Suprema, opositores y periodistas: con las señoras de los tintos y un escolta hasta llegar a la ‘Mata-Hari’. Lentamente llegó a los mandos medios. Todos fueron juzgados y encarcelados. Ahí quedó la investigación hasta que la Fiscal decidió llamar a Bernardo Moreno, secretario general de Uribe. La ex Directora del DAS, a quien los testimonios la señalaban como la conexión entre el organismo y la Casa de Nariño, se asiló en Panamá. ***Pero quizás el caso más aberrante es el de Agro Ingreso Seguro. El país sabe quién fue el funcionario que benefició a varios terratenientes con cuantiosos préstamos. Nuevamente la ‘pirámide invertida’ señaló a los menos culpables: cuatro técnicos jóvenes, egresados de universidades de prestigio, fueron enviados a La Picota para cumplir sentencias de hasta 50 años. Mientras tanto, ‘Uribito’ se da golpes de pecho ante los medios, alegando su inocencia.***Y ¿qué tal lo que pasa con los Nule? Los protagonistas del mayor descalabro económico del país son tratados como si estuvieran en un reality. Tratamiento VIP para trasladarlos a Colombia y recibimiento de jefes de Estado. Las penas si acaso llegarán a 5 años. La misma adecuación de la casa que les ha sido asignada en La Picota, es un insulto. Ni más ni menos tendrá los mismos privilegios que el resort de Tolemaida. La fiscal Morales, en quien teníamos puestas las esperanzas, se está jugando su prestigio con el caso Nule.

VER COMENTARIOS
Columnistas