Cali y su feria

Diciembre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Después de tantos bandazos en Corfecali, sobre todo la última administración que engrampó al Municipio con un déficit de $1.200 millones, llega a la Gerencia Luz Adriana Latorre, mujer de armas tomar que en un año, además de superar el déficit, operó 24 eventos entre ellos el que le devolvió a Cali la confianza, la alegría y la liquidez económica: el World Games.*** Esta comunicadora social, organizada y metódica, experta en producción y logística de eventos, conformó su equipo de prensa con dos excelentes periodistas: Tuto Albán e Isabela Prieto. Con ellos inició la tarea de socializar la Feria de Cali Mundial (fueron a México en octubre) y cuya programación será como en años anteriores, el Salsódromo con 2.200 artistas, el encuentro de Melómanos y Coleccionistas, el Súper Concierto con Mark Anthony, Don Omar, Niche, el Binomio de Oro, y, por supuesto la bendita cabalgata. ***Recuerdo que el año pasado propuse que se acabara la Feria, y especialmente la cabalgata. Miles de cartas apoyaron mi propuesta. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que las nuevas generaciones están ávidas por divertirse y que la Cali de nuestra época no es la misma de hoy. Como lo dice la actual gerente de Corfecali: “Partimos de la multiculturalidad y es la Feria de Cali, donde se concentra la caleñidad, a partir de los aportes del mestizaje que se reflejan en su identidad”. ***Le hicimos hincapié a Luz Adriana de que Cali ya no es un pueblo, que la cabalgata fue válida en los años 60, pero hoy, con casi 3 millones de habitantes, sólo logra aumentar el caos vial con 5.000 jinetes (algunos borrachos y disparando al aire), con la costumbre que los caleños han copiado de Cartagena de lanzarse bombas de agua y harina y la manía de tirar totes a los caballos. Además la inseguridad es otro factor en contra. ***Le dejamos la inquietud de convertir el salsódromo en el más importante elemento de identidad, como hacen en Brasil con la samba, apoyar el Encuentro de Melómanos, los conciertos, artesanías y los toros. No más. Hacia futuro, suspender los desfiles de carros viejos, que interesa a tres gomosos, y el de personajes del Cali Viejo, para evitar trancones y atracos.***Entretanto 1: Gustavo Petro, dilapidó su capital político, obtenido con sus denuncias sobre paramilitarismo y el carrusel de contrataciones, durante su paso por el Congreso. Pero su arrogancia, tozudez e inexperiencia como administrador público, le puso en bandeja al inquisidor Ordóñez su destitución y, más grave e injusto, la inhabilidad por 15 años para ejercer cargos públicos.***Tanto el Procurador que se extralimitó, como Petro que sobredimensionó su papel de víctima, son muestra de las posiciones dogmáticas de las extremas colombianas, que conducen a la desinstitucionalización del país. Y detrás están los oportunistas que con el cadáver aún caliente del mandatario depuesto, se lanzan como sus posibles sucesores: Antanas Mockus y Enrique Peñaranda, por ejemplo, que ya les paso su cuarto de hora. ***Entretanto 2: a) El 18 de diciembre se celebrará misa para orar por Hilda Lourido, en ese lugar de luz, el Instituto Tobías Emanuel, donde ella y Alvaro H. Caicedo sembraron la semilla para que Leonor Salazar y su equipo lo convirtieran en una poderosa empresa de inclusión humana. b) La campaña contra la no violencia del arzobispo Darío Monsalve dio sus frutos el 12 de diciembre cuando 8.000 personas desfilaron hasta la Plaza de Cayzedo rechazando la ola de asesinatos en Cali. Pocos caminantes de estratos altos. Por eso estamos como estamos.

VER COMENTARIOS
Columnistas