Cali sin Guerrero

Marzo 06, 2015 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Faltan siete meses para saber quién será el sucesor de Rodrigo Guerrero en la Alcaldía de Cali, cuyo mandato finaliza en diciembre del presente año. La lista de candidatos es amplia, pero no atractiva. ***Sin demeritar nombres como el de Nicolás Orejuela, María Isabel Urrutia, Luz Elena Azcárate, Carlos José Holguín, Roberto Ortiz, el padre Huérfano, Wilson Arias o Michel Maya, pocos le apuestan a que alguno de ellos pueda dirigir los destinos de esta ciudad caótica, inmanejable, con unos problemas estructurales que en vez de aminorar, crecen con el paso del tiempo y la fuerza arrolladora de las corrientes migratorias procedentes de la Costa Pacífica. *** Guerrero puso en orden la casa, recuperó la autoestima de los caleños, desmontó el perverso contrato de Sicali al devolver la autonomía fiscal al Municipio, rescató a Emcali de las garras del gobierno central y deja cerca de un billón de pesos para realizar las obras iniciadas y las que quedan en proyecto. ***Sin embargo, el tema de la movilidad queda inconcluso: la fragilidad del MÍO, el imparable volumen de taxis autorizados por la Secretaría de Tránsito, los taxis piratas, la parálisis de la chatarrización, el control de las ‘gualas’ de ladera, la venta libre de motos, la congestión de sur a norte en horas pico. Para nadie es un secreto que detrás de todo ese horror que es el tráfico de Cali, existen mafias que paralizan cualquier gestión. O si no, que lo diga Alberto Hadad, el mejor Secretario de Tránsito de los últimos años. ***También sigue pendiente la seguridad. Robos, atracos, paseos millonarios, fleteos a la orden del día. Y no hablemos de cifras, porque los muertos que ‘planilla’ la Policía y el Municipio, no coinciden con los que aparecen en las calles de los barrios del nororiente. Los pasillos del Hospital Departamental se llenan de heridos durante los fines de semana, mientras los NN ocupan las neveras de la morgue de Medicina Legal. ***En cuanto al empleo formal, seguimos tocando piso. Por favor, no más cifras acomodaticias. No es sino ver los centenares de vendedores informales que invaden los andenes del centro, del Terminal de Transporte, de las plazas de mercado. El rebusque está a la orden del día no solo con la venta de aguacates, chontaduros o mangos verdes sino de zapatos chinos, paraguas chinos y ropa china. ***Y, como la Salud hace parte de la endemia nacional, Cali no se escapa de los paseos de la muerte, de la dictadura de las EPS, de la tiranía de los porteros de hospitales y clínicas que se abrogan el derecho de permitir o no la entrada de pacientes muchas veces a las puertas de la muerte. *** En los últimos días ha entrado a engrosar la larga lista de candidatos a la Alcaldía, nuestro buen amigo Germán Villegas, que ya manejó el potro de la Alcaldía y el de la Gobernación del Valle. Y fue además Honorable Senador de la República. Ojalá desista. Es tiempo de hacerse al costado, y dejar que otros hagan la tarea que él ya hizo. Por ejemplo, Maurice Armitage, que paso a paso ha ido construyendo una interesante cauda de seguidores no solo en las clases altas y medias sino en los estratos bajos. Dice que si llega a la Alcaldía, trabajará las 24 horas del día y solo permanecerá 10 días del mes en el CAM, el resto estará recorriendo la ciudad palmo a palmo. Dejemos que este apolítico, exitoso empresario y hombre de profunda conciencia social, retome la bandera de Guerrero para gerenciar a Cali.

VER COMENTARIOS
Columnistas