Bullying a Santos

Mayo 16, 2014 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

¿En qué falló Juan Manuel Santos? ¿Por qué el bullying en redes sociales, oposición, candidatos, cocteles, foros y debates, a una semana de su posible reelección? ¿Dónde quedó su formación como estadista en universidades inglesas y norteamericanas? Y, ¿qué pasó con sus dotes de estratega, de planificador, de su capacidad para escoger los más aptos en la conformación de equipos?***Su plataforma de gobierno proyectaba la modernización de un país con cinco décadas de atraso. La ley general de tierras y desarrollo rural, pagaría la deuda histórica que iniciaron el viejo López y Carlos Lleras, con sus fallidas reformas agrarias, pero la elite cafetera comenzó a ponerle piedras en la rueda y como un efecto dominó la maniobra degeneró en paros, que hoy tienen a Santos saltando matones. La devolución de tierras a campesinos desplazados por paras, guerrillas y terratenientes sufre la más feroz violencia.***Pero quizás donde apostó todas sus cartas fue en el Proceso de Paz con las Farc. Contra viento y marea ha sostenido el diálogo con los miembros de la cúpula de la guerrilla, en la Habana, soportando toda clase de cargas de profundidad de la extrema derecha, de un sector del Ejército y curiosamente de las mismas Farc.***Acusado de traición por Uribe y sus huestes, Santos ha sido objeto de todas las formas de traición y deslealtad, políticas, militares, jurídicas, familiares y sociales. Ha soportado los trinos histéricos de su antecesor, donde descalifica sus decisiones, desatando tempestades mediáticas, apoyado por periodistas que le son proclives. Los que repartieron notarías a manos llenas, lo acusan de untar mermelada a los congresistas. Un sector del Ejército armó un caballo de Troya en oscuros sitios de jackeo electrónico (Andrómeda), para revelar coordenadas y acuerdos con la guerrilla.***Desde la fallida Reforma a la Justicia, donde las Altas Cortes no solo se burlaron del Ejecutivo sino que mancillaron la majestad de la Justicia. Su clase social le ha dado la espalda, al afirmar que es castro-chavista y que le entregará el país y el Congreso a la guerrilla. Lo de Francisco Santos, su primo hermano, superó la ignominia de la traición en temas sagrados como la familia. Y, ¿qué tal el botafuego de Fernando Vallejo o la infame columna de Fernando Londoño en El Tiempo? Clásico matoneo de un personaje que odia a su país y del otro, que convirtió su columna en trinchera.***Juan Manuel ha tenido errores. Sí. Entre otros, la contratación de ese oscuro personaje que es J.J. Rendón. Lo que hizo este hombre fue crear una telaraña difusa con hackers y nazis criollos entre las dos campañas, que terminó por enlodar a todos, y los tiene corriendo bases por la Fiscalía y la Procuraduría para explicar lo inexplicable de una clase política que recurre al todo vale, para obtener el poder.***Hacer conjeturas sobre el triunfo de Zuluaga o Peñalosa sobre Santos no es serio en un país tan emocional, que se mueve al compás de los últimos acontecimientos. ¿Ganará el voto en blanco? ¿Aumentará la abstención? ¿Habrá una mujer presidente? ¿Santos logrará la reelección de manos de Petro? Esperemos el 25 de mayo. Colombia definirá su futuro y su destino. El péndulo se mueve nuevamente entre la guerra y la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad