Arroz atollado

Arroz atollado

Agosto 23, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Hay un plato de la Costa Pacífica, similar a la paella, que elaboran las mujeres de Guapi, el arroz ‘puteado’. Pero no voy a hablar de gastronomía. El tema es el paro agrario, que tiene metido bajo una misma sombrilla a cafeteros, cacaoteros, paperos, maiceros, paneleros, cebolleros y, especialmente a los arroceros, que están con el agua al cuello gracias al TLC, firmado por Santos, después del frenético lobby del gobierno de Uribe ante la Casa Blanca.*** Santos logró neutralizar el paro, ya que el balance es menos grave que los padecidos por gobiernos anteriores como el de López Michelsen, cuando las centrales obreras protagonizaron dos violentas jornadas, con 28 muertos, más de 200 heridos, 4.000 detenidos y pérdidas millonarias en el comercio. También Gaviria, Pastrana y Uribe se enfrentaron a huelgas, paros y asonadas, de las cuales no salieron muy bien librados, con un ítem, que no tenían expresidentes aupando las protestas. *** Desde la “apertura económica” de Gaviria puesta en marcha por el kinder neoliberal, el campo colombiano sufrió el más nefasto deterioro en su producción: desapareció el sorgo, el trigo y la cebada y se fueron extinguiendo el algodón, el arroz, y el maíz, ante el ingreso masivo de esos productos. Santos parece estar haciendo lo mismo que Gaviria: por Santa Marta llegan a diario contenedores trayendo toneladas de café, arroz y maíz, mientras nuestros campesinos pierden cosechas enteras, al no poder competir con las empresas extranjeras, subsidiadas por sus gobiernos. ***En un extraordinario documental de Agenda Bogotá, que se inicia con la Cumbre de las Américas, en Cartagena, donde Santos le sirvió en bandeja a Obama, años y décadas de trabajo de varias generaciones de cultivadores colombianos de arroz, al firmar la resolución 970. La exigencia de EE. UU. es que los arroceros nuestros solo pueden sembrar la semilla norteamericana certificada. *** Al entrar en vigencia la resolución de marras, llegó a Campoalegre (Huila), referente nacional en semilla de arroz, una retroexcabadora que destrozó 100 toneladas de arroz de alta calidad y las enterró en un relleno sanitario, ante la mirada atónita del pueblo. No hubo socialización, ni capacitación, ni información por radio o prensa. El burócrata del ICA afirmo que todo estaba explicado en la página web. ¿Será que los campesinos tienen acceso a Internet? El epílogo de esta abuso, fue la judicialización de los cultivadores. *** Los arroceros tienen que adquirir la semilla certificada, patentada por tres transnacionales: Syngenta, Dupont y Monsanto y solo pueden sembrarla una vez. Un campesino invirtió $12 millones en la Súper semilla con maquinaria incluida, y perdió la cosecha. El gerentico del ICA se lavó las manos. Hasta hoy, se han malogrado 2 millones, 257 mil toneladas de arroz, cultivadas en Tolima, Huila, Valle, Casanare, Córdoba, Boyacá y Córdoba, por no cumplir los requisitos impuestos por el TLC. ENTRETANTO: Gracias por la solidaridad con motivo de la cirugía que me practicaron la semana pasada en la Fundación Valle de Lili. Tengo rodilla para rato. Y, a propósito de la Fundación Valle de Lili, es importante que sus directivos revisen algunos protocolos relacionados con cirugías. Durante los días que estuve allí, me di cuenta de que no existe planificación en materia de asignación de fechas de cirugías, cambios de médicos titulares por asistentes, indisciplina en la UCI y en las salas de cirugía. El personal interno no debe olvidar que el Valle de Lili, además de estar entre las instituciones de salud con el más alto nivel científico y profesional del país, es también patrimonio de todos los caleños.

VER COMENTARIOS
Columnistas