Angelino, Ospina o, ¿técnicos?

Angelino, Ospina o, ¿técnicos?

Febrero 22, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Con mucha anticipación y en medio de la más apabullante polarización, se mueven las fichas de la política colombiana de cara a las elecciones del 2014. Mientras Uribe arremete con todo para posicionar su candidato o encabezar él mismo la lista al Senado, Santos deshoja la margarita entre el proceso de paz y la reelección, manejando jeep Whillys y lanzando absurdos gritos de guerra contra Nicaragua. Los congresistas, a su vez, buscan meterse bajo el sol que más alumbre. Cali y el Valle no son ajenos a este fenómeno. ***El ajedrez político vallecaucano ya no se define en el Club Colombia. Hoy los barones electorales vienen de estratos que fluctúan entre los detenidos Juan Carlos Martínez y Dilian Francisca Toro, quien acaba de renunciar a su curul; Roy Barreras, el flamante presidente del Senado, Angelino Garzón, Jorge Iván Ospina y uno que otro senador vitalicio.***Mientras Rodrigo Guerrero y Ubéimar Delgado todavía hacen acoples en sus gabinetes, ya se sienten movimientos subterráneos debajo del CAM y del Palacio de San Francisco, donde se cocina, en medio de alianzas y pactos perversos, el futuro de Cali y del Departamento. Angelino, que ya es propietario de un apartamento en Cali, espera copiar el fenómeno antioqueño de Sergio Fajardo y Anibal Gaviria, formando una poderosa llave con Jorge Iván Ospina. Angelino sería el próximo alcalde de Cali y Ospina, gobernador. También don Alexander López le coquetea a la Alcaldía. ***Negros nubarrones se ciernen sobre Cali y el Valle, similares al hongo flotante de contaminación que oscureció la ciudad el pasado 15 de febrero. Angelino que, como vicepresidente, lo único que hizo fue ponerle piedras en la rueda a Santos, durante su administración en el 2003 dejó al Valle engrampado con un altísimo déficit y, lo que es peor, su actuación demagógica en el litigio sobre la carretera a Candelaria, fue catastrófica, pues dejó tirada la demanda de Cisa, cedida a OPA, por $44.104 millones, que crecía a razón de $500 millones por mes, taxímetro que fue suspendido, gracias a Javier Roldán, que incluyó la deuda en la Ley 550. Si no fue buen vice, ni buen gobernador, ¿cómo quiere dirigir los destinos de una ciudad que apenas se repone?***Y a pesar de que Rodrigo Guerrero no ha querido poner el espejo retrovisor, hay muchas actuaciones del exalcalde Ospina que merecen tenerse en cuenta a la hora de votar por él: los Guardas Cívicos, el sobrecosto aún no explicado de la remodelación del Pascual Guerrero, el cobro por Valorización de las 21 megaobras, que sólo fueron cinco. La falta de blindaje del Transporte Masivo, que hoy tiene saltando matones a la actual Administración y la Ciudadela Educativa, ese hermoso elefante blanco, al que tampoco le dejó presupuesto de funcionamiento. *** Si en algo se ha destacado Rodrigo Guerrero es en la conformación de un equipo de profesionales jóvenes de las más altas calidades académicas para que trabajen por la ciudad. Antes había que mostrar ‘certificado’ clientelista para ejercer algún cargo, hoy existe una generación incontaminada de hombres y mujeres de 35-40 años, como Pilar Rodríguez (Metrocali), Ximena Hoyos (secretaria general), Cristina Arango (Hacienda), Esteban Piedrahita (asesor de Planeación), Óscar Pardo (secretario de Planeación), entre otros, luchando a brazo partido, (por algo dicen que uno se crece en las dificultades), para hacer viable la ciudad de sus mayores. El relevo podría estar allí. Cali y el Valle necesitan gerentes. No improvisemos más.

VER COMENTARIOS
Columnistas