¡...Y el Oscar es...!

¡...Y el Oscar es...!

Febrero 26, 2013 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Para Óscar Rojas, la mejor dirección. ‘Somos Pacífico’ ya es una realidad. El sueño arropado por la hermana Alba Stella. La dedicación incansable de María Eugenia Garcés. La filosofía de avanzada de la Fundación AlvarAlice que no regala pescados sino que enseña a pescar y ofrece alternativas de vida. La terquedad y paciencia a veces desgarrada por la angustia de Alba Stella, un quijote con faldas pero con los pantalones bien puestos, acorralada a veces por institutos del Gobierno que aran en beneficio propio y no resisten que otros logren lo que ellos jamás logran. Me refiero a Bienestar Familiar, a hospitales municipales o secretarías  de turno, sin mencionar alcaldías que se sucedieron sin importarles que los problemas de Cali con su carga de pobreza, desplazamiento, desempleo, falta de oportunidades y violencia crecieran como metástasis, mientras  las arcas llenaban bolsillos de contratistas, secretarios, concejales, urbanizadores piratas y corruptos.Los lectores sabemos de quiénes hablamos y los años que estuvimos metidos en el barrizal mientras la Colonia Nariñense crecía, mientras centenares de familias buscaban en Cali una segunda oportunidad y sólo recibían discriminación y rechazo. Potrerogrande fue en el recipiente de todas las frustraciones, las necesidades no resueltas y como Pilatos, administraciones anteriores se lavaron las manos construyendo unas soluciones habitacionales que ni son soluciones ni son habitables porque no son dignas de seres humanos, así sus calles estén pavimentadas y las fachadas sean de ladrillo. Son minihornos donde hacinan a familias enteras y las obligan a vivir adosadas unas a otras como si fueran siamesas, encerradas, sin posibilidad de moverse.Además de agrupar sin ningún sentido de la convivencia a familias con historias y tragedias diferentes. Así, de una. “Amaos los unos encima de los otros”, que nosotros ya salimos del problema. Naturalmente con la ganancia de los dueños de los terrenos, los contratistas y esa zurrapa consabida los dejaron allí, solos en Potrerogrande. Sin ningún seguimiento ni asistencia. Pasó lo que tenía que pasar: pandillas, embarazos de adolescentes, droga, escuelas de sicariato, microtráfico, frustraciones, muerte y violencia. Por todo esto es que el Centro Tecnológico ‘Somos Pacífico’ es el verdadero puente para ofrecer una vida digna a cientos de familias que no han conocido más que discriminación y rechazo. Siempre he sostenido que en Cali existen dos ciudades que se desconocen e ignoran, viven de espaldas, llenas de prejuicios. Es el momento a través de ‘Somos Pacífico’ que aprendamos a conocer, valorar, respetar y estimular a los talentos maravillosos de esas familias que llegaron desplazadas por la guerra y el hambre. Su cultura, sus ancestros, su alegría, su aporte invaluable. Ya no tenemos disculpas. Tenemos la Ciudadela Nuevo Latir que ofrece educación, y ‘Somos Pacífico’ que complementa con oportunidades artísticas y tecnológicas. Y si  los caleños y vallecaucanos no logramos que estos dos puentes sigan funcionando, sin importar alcaldías o gobernadores de turno, nos merecemos nuestra suerte y la condena de seguir matándonos y rechazándonos.Arrancó la nave de la cultura. Ya había arrancado la educativa. ¿Seremos capaces de mantenerlas a todo vapor? ¿De interiorizar que sólo a través de la educación y la cultura podremos lograr la Paz? ¿O las dejaremos tiradas a mitad de camino, como tantos intentos que quedaron como barcos a la deriva en el pasado? Somos Pacífico, somos todos. Y  todos tenemos que seguir apoyando ese Nuevo Latir.El Oscar es para Óscar Rojas, quien unificó esfuerzos y llevó el timonel de esta nave a puerto seguro. Gracias Comfandi. Gracias AlvarAlice. Gracias a quienes se subieron a este sueño redentor.

VER COMENTARIOS
Columnistas