¡Uno, dos, tres!

Abril 21, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Como escribí en mi columna de El Espectador lo monstruoso de la masacre a sangre de los soldados en el Cauca, además del hecho demencial en sí, es la monstruosa indiferencia de los cuarenta millones de colombianos que decimos “querer la paz” pero no reaccionamos. Esta tragedia merecía que las calles se hubieran convertido en ríos de banderas blancas. En todas las ciudades, en todas las veredas. No pasó nada. Polarización política a ver cuál ‘partido’ sacaba puntos. ¡Vergonzoso. Tenemos muerta el alma!Leí el reportaje a Maurice Armitage en El País del domingo. Frentero. Respetuoso con sus contrincantes. Sin descalificar a nadie. Sin lanzar puyas. Creo que lo mejor que le podría suceder a Cali es que Armitage fuera su próximo alcalde. Es un hombre que tiene credibilidad. Que no anda haciendo pactos con el diablo. Que tiene muy claro el sentido de responsabilidad social, de equidad. En sus empresas ha sido un revolucionario, compartiendo las utilidades con los empleados. Jamás ha actuado con intenciones paternalistas. Él enseña a pescar, no regala pescado.Con Armitage Cali estaría segura de avanzar, de tener una hoja de ruta clara, sin demagogias ni populismo, ni pactos non sanctos. Tendríamos la certeza absoluta de un gobierno honesto a rajatabla, sin concesiones a cacaos ni polítiqueros. Sería un gobierno en el que podríamos confiar. Cali con Armitage apostaría a un gana-gana. Yo ya firmé la planilla.Confío en este capitán que ha padecido en carne propia secuestros (dos a falta de uno), que ha sabido superar fracasos económicos, que ha sabido perdonar. Que tiene en sus genes la vocación de servicio y cree firmemente que todo ser humano se merece una vida digna y una oportunidad educativa y laboral. Basta mirar Siloé, barrio que al fin pudo descubrir su identidad, su sentido de pertenencia, su potencial humano. Maurice Armitage es nuestro As para esta contienda electoral. ¡No lo podemos desperdiciar!El sábado 25 de abril la Fundación Caracolí de Yumbo se vestirá de gala. Se trata del evento ‘El Día de las Narices Verdes’, donde por primera vez todos los niños de Cali y Yumbo podrán asistir para divertirse y aprender técnicas de Circo, en la Carpa de Circo para Todos situada en el parque del amor en Menga.La Fundación Caracolí es un centro de desarrollo integral temprano. Ubicado en Yumbo. Alianza público-privada entre Bienestar Familiar, la Fundación Smurfit Kappa y la Fundación Big Step, para ayudar al desarrollo social, emocional y cognitivo de niños y niñas menores de 6 años.Atiende aproximadamente 600 niños que viven en situación de extrema pobreza. La meta y el objetivo es mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias a través de un modelo pedagógico de alta calidad y ofrecer herramientas educativas y de formación que protegen la crianza y protección de los hijos a través de madres comunitarias, con la estrategia de cero a siempre.Es bueno recordar que solo en Yumbo hay más de 6000 niños desatendidos y que ellos son la base de futuras generaciones del Valle y Cali.Bajo la enorme Carpa, niños y adultos podrán compartir talleres y formar parte del espectáculo al final de la tarde. Ya saben... la cita del Día de las Narices Verdes es este sábado en la Gran Carpa del Circo Para Todos. Un evento único para la diversión de papás, mamás y proles. No podemos faltar.Felicitaciones a Elisa Álvarez, coordinadora y gestora de esta idea y a todas las Empresas que han contribuido generosamente para hacer posible este sueño.Unidos todos siempre podremos lograr lo que queramos. La solidaridad es la base del éxito, El Valle ya lo está demostrando.

VER COMENTARIOS
Columnistas