Un regalo para Cali

Un regalo para Cali

Julio 19, 2011 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Iniciaba el Siglo XX. Terminaba una guerra civil, para variar. Algunas familias caleñas habían buscado refugio en Ecuador y al regresar decidieron fundar un colegio en Cali, con todas las de la ley, igual al regentado por la Congregación de las Hermanas de la Providencia y la Inmaculada Concepción. Así nació La Sagrada Familia, en 1907. Ni más ni menos que con los planteamientos educativos y pedagógicos de la italiana María Montessori.Al comienzo funcionó contiguo a la Iglesia de Santa Rosa, pero posteriormente escogieron El Peñón, donde la ciudad se recuesta en el piedemonte de la Cordillera Occidental. El objetivo era “educar señoritas para convertirlas en virtuosas e ilustres matronas, como base primordial de la sociedad”. Institución que trabajó más de cien años incansablemente, con logros sobresalientes.Tengo que confesar que cuando vi esa hermosa estructura edificación de arquitectura republicana, diseño del italiano Ruggero Rozeto, abandonada, sin alumnas, entré en pánico. Ya la bellísima casona donde se supone vivió Jorge Isaacs la habían dejado caer. Imaginé que pasaría lo mismo. Si por algo nos destacamos los caleños es por destruir patrimonios sin ningún pudor. Léase antiguo Batallón Pichincha, Hotel Alférez Real, antiguo Club Colombia, entre otros.Afortunadamente, me informa cumplidamente Nur Cure, se hará el Hotel La Sagrada Familia, evitando así la desaparición del inmueble, salvando el patrimonio histórico, rehabilitándolo, restaurándolo y revitalizando. Será un Hotel temático de 56 suites, 30 locales para alta cocina, un centro de bienestar -spa-, centro de convenciones, centro lúdico. Todo esto remodelado y acondicionado con el mayor respeto por la estructura del claustro.Cali se merece un hotel como éste. Cali merece que se salve ese patrimonio, Cali merece tener un hotel boutique, situado en uno de sus lugares más emblemáticos y tradicionales. Ojalá sea apenas el comienzo de otros hoteles boutique, más pequeños, pero con la misma intención de ofrecer al visitante las mejores atenciones, personalizadas y selectas. Ya Cartagena, Bogotá, Medellín, están en la tarea de rescatar casonas patrimoniales para este fin, con resultados excelentes. No tenemos porqué quedarnos atrás .Felicitaciones para Jerónimo Jiménez, gerente del Proyecto, para el experto en patrimonio Carlos Eduardo Nieto, y para todas aquellas personas que están interesadas y empeñadas en apoyar esta gestión. Así es que se salvan nuestras construcciones emblemáticas. Así es que se preserva la ciudad. Así es que lograremos mantener la memoria de lo que fue este Cali, recostado en la Cordillera, bendito por su clima y su vegetación, bañado por siete ríos, que bien podría ser la ciudad paraíso de Colombia.P.D.1 ¿Por qué no marchamos todos unidos en contra de los fleteros, los sicarios de motocicleta y los apartamenteros? ¿Cuántos muertos más necesitamos? La Policía no puede sola. El Gobierno no puede sólo. Todos tenemos que unirnos para lograr lo que merecemos. Una Cali tranquila, amable y en paz.P.D.2 Tenemos un Guerrero que va por Cali. Apoyándolo tendremos la garantía de seguir hacia adelante. No dudemos un instante en guerrear a su lado por nuestra ciudad. Firrrr... ni un paso atrás.

VER COMENTARIOS
Columnistas