Un nuevo palpitar

Agosto 31, 2010 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Dos eventos importantes y decisivos para el desarrollo de Cali y del Valle se realizaron la semana pasada en la ciudad: los diez años de la Fundación Vallenpaz y la iniciación del proyecto Centro Tecnológico Cultural ‘Somos Pacífico’.Empiezo por Vallenpaz. Hace diez años era un pequeño sueño de un grupo de quijotes liderado por Rodrigo Guerrero. Era una tímida pero atrevida respuesta a la difícil situación social del sector rural. Hubo una convocatoria a la que respondieron representantes de empresas, gremios e instituciones relacionados con la actividad agraria del Departamento. La idea era buscar la recuperación del tejido social de las comunidades campesinas apoyando e incrementando la productividad y competitividad de sus productos, orientándolos en su comercialización, adecuar centros de acopio, sistemas básicos de riego y conservación y transformación de sus productos.Con tenacidad, disciplina y trabajo comunitario, actualmente Vallenpaz es una realidad que supera cualquier pronóstico. Aglutina organizaciones campesinas, empresa privada, centros de investigación, profesionales, voluntarios. Ha logrado devolver la dignidad, el trabajo, la educación y la mística a cientos de familia que estaban abocadas a ver perder sus parcelas, por falta de recursos y estímulos a manos de la guerrilla, el narcotráfico, al terror sembrado por los paramilitares. Los productos de estas familias: hortalizas, frutales, cárnicos, se venden en supermercados y tiendas de primera categoría. Su símbolo es Vallenpaz. Su certificación de calidad está impresa en cada uno de ellos. Al Banquete de celebración anual asistió el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo , y no dudo que llevará este proyecto a todas las regiones más apartadas de Colombia, en su afán por recuperar el campo y devolverles la dignidad a sus legítimos dueños. El campesinado desplazado a quien le llegó la hora de la restauración.***El Centro Tecnológico y Cultural ‘Somos Pacífico’ es el proyecto bandera de las fundaciones Alvaralice, Paz y Bien, y Comfandi apoyadas por la Alcaldía de Cali que incluyó el Centro como el proyecto estrella de sus megaobras. La Alcaldía donó el terreno en Potrero Grande en comodato. Las Fundaciones antes mencionadas liderarán la realización de este inmenso complejo técnico-cultural, convocando a la empresa privada para que se una al proyecto, que busca integrar y ofrecer educación a más de cinco mil familias que provienen de asentamientos informales y carecen en la actualidad de infraestructura para la educación, la cultura, el deporte y la recreación, siendo esta carencia la generadora de los índices más elevados de violencia, inseguridad, poco sentido de pertenencia y ninguna oportunidad.‘Somos Pacífico’ será el puente para que las diferentes culturas, etnias, tradiciones y creencias que conformamos Cali, ya con más de dos millones de habitantes, nos conozcamos, interactuemos, nos demos la mano y nos sintamos todos pertenecientes a esta ciudad hasta ahora fragmentada e insular. ‘Somos Pacífico’ les dará la oportunidad a jóvenes y adultos víctimas de la violencia y el desplazamiento para desarrollarse en tecnología, arte, comunicación, deporte y conocimiento.Se respira en el Valle y en Cali un nuevo aire. Un nuevo palpitar que nos llena de esperanza y ganas de volver a ser el Departamento y la ciudad líderes de Colombia. Sí podemos. Lo vamos a lograr.

VER COMENTARIOS
Columnistas