Rumores

Noviembre 25, 2014 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Parece que ya se “dio la largada” para los aspirantes a gobernación y alcaldías, asambleas y concejos. Dios nos coja confesados. Se avecinan las vallas, los papelones en muros y postes, las mentiras promeseras en los entrevistados de turno, las cábalas, las componendas, las ‘lealtades’ con segunda intención, el tsunami electorero, las oscuras desbandadas, las invitaciones.Los diferentes movimientos trazan estrategias. Buscan patrocinadores, inventan alianzas, se inventan programas que saben nunca van a cumplir. Todos hablarán de Paz, de Transparencia, de Cero Corrupción, Equidad, Educación, Trabajo, Justicia, Civismo, Alcantarillados, Escuelas. Y escribo los tópicos con mayúsculas porque éstas son las palabras Abracadabra con que tratarán de conseguir votos.Ya se rumora que Dilian tiene comprada su elección. Que ‘el Chontico’ también tiene todos los votos de los pobres si le dan el chance. Que el ‘Negro Martínez’ ya tiene sus tentáculos en movimiento, que si tal o cuál, corren chismes y corren especulaciones. Muchas personas que conozco de antemano ya están resignadas a perder de nuevo a Cali y el Valle en las garras de los malevos y están sentados en su hueco de conmiseración sin pensar que cada uno tiene el poder de ayudar, apoyar y decidir qué quiere para su ciudad y su departamento. Como si se tratara de la ‘crónica de una muerte anunciada’ y ya dan por perdida su ciudad.Personalmente no sé por quién votaré, pero tengo perfectamente claro por quiénes jamás lo haría y no necesariamente porque los crea incorrectos y corruptos, sino porque estoy convencida de su total ineptitud para agarrar las riendas de esta comarca y su capital.Lo ideal para Cali sería la reelección de Rodrigo Guerrero, quien ha desempeñado una administración totalmente honesta y con pocas excepciones de compromisos politiqueros, se ha rodeado de hombres y mujeres capaces, ejecutivas y conocedoras a fondo del ramo en que están asignadas. Cali tiene otra cara. Empezó a resurgir con Jorge Iván Ospina, y esto hay que reconocerlo, así no nos gustaran muchas de sus actuaciones y en este momento Cali es otra ciudad. Pujante, con ilusiones y metas claras, inversiones y optimismo.Total ya empezó a jugarse “el ajedrez del diablo” en el que se mueven las fichas al amañe de cada aspirante. No pierdo la esperanza de que cada ‘candidato’ compre un espejo de cuerpo entero y se mire desnudito de maquillajes y haga una introspección honesta y profunda sobre si realmente tienen la suficiente capacidad para agarrar el poder.Y nosotros, los electores, saber exactamente en quién depositaremos nuestra confianza para dirigir los destinos futuros de nuestra región. No dejarnos llevar por cantos de sirenas. Al fin y al cabo los electores somos los que decidimos. Guerra avisada no mata soldado o por lo menos eso es lo que dicen. Por lo pronto, se vislumbra una maratón de egos corriendo y empujándose para ver quien se queda con el botín. Para alquilar balcón o salir corriendo.***PD: Estupendo el novillo indultado de Paispamba en la novillada del domingo pasado en Cañaveralejo. ¡Buen augurio para la Feria que se aproxima!

VER COMENTARIOS
Columnistas