Rearme moral

Noviembre 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

La entrevista de Paola Andrea Gómez y Ana María Saavedra a monseñor Darío de Jesús Monsalve en El País del domingo pasado es para leer, releer y conservar. Para que recordemos, no perdamos la memoria y nos sacudamos la apatía y esa indiferencia tan propia de los que habitamos esta “sagrada orden del bramadero”. Dejemos de repetir slogan manidos y clichés.Me tomo la libertad de repetir algunas de sus palabras: “La vida humana está en crisis en Cali”. “La conciencia de mucha gente ha quedado a la deriva... Cuando aparecen esas conductas de descuartizamiento, de atentado sistemático e ilimitado contra la vida se da esta crisis. Esta crisis se da en Buenaventura, Cali, Tumaco...”.“Esta es una ciudad que parece haberse acostumbrado a la violencia. Tenemos que aprender a confrontar lo de pachangueros con lo de una ciudad protectora de la vida humana... Sino fácilmente nos pondremos a bailar sobre la sangre derramada...”.“Rechazo esa división entre ‘personas de bien’ y personas de otra categoría. En Colombia la inmensa mayoría de la gente tenemos el sentido del bien, y eso no es propiedad privada del que tiene más bolsillo o más poder. El ciudadano como tal no debe llevar armas...”.“... A todos los falsos positivos se les pone un arma, un uniforme... La sociedad colombiana no es una sociedad que se deba armar, máxime cuando tiene un Ejército que es de los más grandes de Suramérica y una Policía gigantesca”.“... Colombia necesita ser mas Estado que Gobierno. Necesita tener ciudadanía y no simplemente gente que compite por la riqueza y el poder...”.“... esa creencia de que el desarme solo castiga a las gentes de ‘bien’ hay que corregirla. Es una idea muy marcada por la ideología de los sistemas totalitarios que por mucho tiempo imperaron en América, que tienen muy marcadas a nuestras clases militares, a nuestras clases empresariales y dirigentes...”.“... He tenido dificultades con la justicia penal militar en Medellín, Malaga, Subata, Tunja y Bucaramanga porque denuncié. Han intentado meterme en procesos por mis declaraciones, pero les hablo con la verdad. Soy Pastor de la Iglesia Católica y hago esto como un llamado a la reflexión. Y no solo a los militares, al expresidente Uribe y a todos los que tienen una versión diferente del manejo del conflicto...”.“Cali es una ciudad maravillosa lo que pasa es que cada uno se esconde dentro de su agujero o dentro de su clase o su medio. Nos desmitificamos. Qué bueno que el tema del desarme fuera un foro social abierto. Sin calificarlo como idea del Alcalde, el Arzobispo, el Personero o los periodistas... Un arma es una prótesis que se le añade a la mano de un hombre. En la mano de los seres humanos solo deben haber herramientas... La guerra es solo la competencia de intereses y dinero...”.Creo que sobra cualquier comentario. Me le quito el sombrero a monseñor Darío Monsalve... Ojalá sus palabras no las barra el viento. Tenemos la obligación de desarmarnos. Este es el clamor popular. Las FF.AA. tienen también la obligación de escucharnos. O, ¿no les interesa la Paz?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad