¿Qué se está cocinando?

Agosto 18, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

“Piensa mal y acertarás”. Es un refrán que me encanta, y a medida que leo y repaso nuestra historia desde tiempos inmemoriables, cada vez me reafirmo en creer que desgraciadamente en este país cuando de política se trata y de agarrar el poder, “el fin justifica los medios”, así se trate de partidos de ultraderecha, izquierda, centro o como se quieran identificar.En estas elecciones que se nos vienen encima ya está suficientemente comprobado que las ideas y los programas de gobierno no existen. Se trata de agarrar tajada a como de lugar. Con la honrosa excepción del candidato Armitage quien durante el conversatorio con Antanas Mockus, presentó los pilares de su campaña y de lo que será su gobierno si gana la contienda a la Alcaldía de Cali: El ‘cambio de chip’, basado en los principios de la solidaridad, la tolerancia, la corresponsabilidad, alteridad y legalidad. Destacando que “es muy importante contagiar a todos los ciudadanos de la necesidad de ponerse de acuerdo para avanzar en la convivencia”, “hechos para progresar”.Me parece muy sospechoso la coincidencia de la candidatura a la Gobernación de Dilian Francisca Toro apoyada por Roy Barreras los ‘dueños’ de la salud en el Valle, y el escándalo que le han montado al actual director del Hospital Departamental doctor Jaime Rubiano. Hasta el punto de separarlo “momentáneamente” de su cargo.Me consta cómo recibió el HUV. Un fortín político de Abadía y Useche. Desgreño. Corrupción. Sindicatos intocables. Carencia de equipos de última tecnología, abandono, suciedad. Una sala de urgencias en la que el tuberculoso estaba al lado del sicario y éste a su vez contiguo a la anciana infartada. Se robaban la morfina y los alimentos.Estuve en la posesión del doctor Rubiano en la Gobernación. Recuerdo casi textualmente las palabras del Gobernador del Valle devolviendo el Hospital a la Universidad del Valle, sacándolo de las garras de la politiquería, afirmando que quedaba en muy buenas manos bajo la dirección de Jaime Rubiano. Algo que en años ningún gobernador había sido capaz.Pienso que existe una conspiración política. El HUV es la joya de la corona del departamento. Los sindicatos no le perdonan a Rubiano que los haya puesto en su sitio. Tengo fotocopias de los anónimos que le enviaban a su despacho. Mostrando cómo degollarían a su hijo menor y al resto de su familia si “seguía la persecusión”. Encerrándolo prácticamente en su despacho a punta de gritos y amenazas.La tercerización la necesitaba el hospital. El cambio de ritmo. El giro de 360 grados y el tate quieto a la corrupción. El doctor Rubiano resulta incómodo. No tranza en alianzas politiqueras. Es frentero. Poco diplomático. A veces brusco. Pero no es corrupto. La crisis financiera del HUV no la creó él. Al contrario. Lo estaba sacando a flote contra viento y marea. Y se lo están cobrando caro.Ojalá me equivoque, pero en el fondo sigo de acuerdo con el refrán “piensa mal y acertarás”. Si no hay cargos de malos manejos por qué lo apartan. ¿Qué se está cocinando a sus espaldas? ¿Qué tiene que decir la Universidad del Valle que lo eligió? ¿Va a dejar perder el HUV? Acordémonos que la Universidad también está en vísperas de elección de rector.PD: ¡AngeliNOOOO! Defendamos a Cali.

VER COMENTARIOS
Columnistas