Poner la barba en remojo

Poner la barba en remojo

Mayo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Me encantó la noticia. El presidente Santos ya mandó el mensaje claro y contundente. Los próximos escándalos a destapar son los del Valle del Cauca. Al fin los vapores de esa olla que se viene cocinando hace años van a salir al aire. Que el Santísimo los coja confesados, porque van a tener que enfrentarse, al fin, con el espejo de cuerpo entero. Menos mal que al fin el refrán se hace realidad: “No hay mal que dure cien años...”.Para nadie es un secreto que al Valle, Cali incluido, se lo han venido robando sin pausa ni tregua por décadas. Solapadamente. Abiertamente. Descaradamente. Ostentosamente. Tanto funcionarios públicos como personajes no tan públicos, pero que mueven los hilos tras bambalinas, han colaborado en el saqueo. Desde que caímos en la cultura del narcotráfico y el dinero fácil, el Valle ha sido el botín de oro de propios y extraños. Tal vez más que en otros departamentos, simplemente por la abulia y la indiferencia característica de esta región.Cuando el panorama administrativo del Valle fue cayendo en otras manos, nadie dijo nada. Cuando el auge de los Rodríguez, los caballistas, los de cadena de oro y narcocamionetas, nadie dijo nada. Cuando las fichas políticas puestas por manos oscuras empezaron a tomar las riendas de instituciones, alcaldías, hospitales, nadie dijo nada. Cuando personajes de dudosa reputación se atornillaron en concejos y asambleas, nadie dijo nada. Cuando empezaron a pulular comercios estrafalarios, panaderías, jugueterías salidas como conejos del sombrero del mago, nadie dijo nada. Cuando barrios tradicionales se empezaron a llenar de bunkers rodeados de alambradas y cámaras de vigilancia, nadie dijo nada.Afortunadamente, y aquí me agarro de otro refrán, “a cada marrano le llega su San Martín”, al Valle se le viene encima el tsunami del destape. Tanto en empresas públicas como en mixtas y algunas privadas. Ojalá fiscales, cortes, interventores, veedores, jueces, y todos los entes investigadores ni se asusten de la magnitud, ni se dejen acobardar por presiones. Creo que le llegó la hora al Valle de cambiar. Retomar el rumbo como departamento líder, empresarial, creativo, dinámico y arrollador, de limpiar el lodo acumulado por politiqueros, registradores de turno, compradores y vendedores de votos y cédulas de muertos, negociadores de terrenos ilegales, y empecemos a levantar cabeza. Porque si la hundimos más nos quedaremos atascados en el barrial per sécula seculorum.Ahora que se avecinan las elecciones, que se empiezan a tejer marrullas y pactos secretos. Ahora que van a empezar las vallas, los pasacalles, las promesas falsas, las mentiras, la compraventa de conciencias y el intercambio de prebendas , es la hora de destapar todo. A ver si se logran atajar los que quieren de nuevo agarrar el poder para seguir haciendo de las suyas.No más robos en educación ni en medicinas. No más robos en los hospitales, ni en los contratos de vías, ni permisos a minerías ilegales. No más corrupción. Que destape el gallo tapado. Que se pongan las cartas sobre la mesa. Que sepamos quién es quién, a qué se dedica, qué hoja de vida puede mostrar. Tenemos el derecho a caminar por una línea recta y no seguir saltando entre matorrales con los ojos tapados. Bien, presidente Santos. Inicie el destape. Tiemblen Sansón y todos sus filisteos. Retomo el título: “Cuando veas afeitar a tu vecino, pon tu barba en remojo...”.P.D. A Álvaro Burgos, donde esté, decirle que nos va a hacer mucha falta. A las mujeres que lo amaron, que siempre guardarán de él bellos recuerdos. A sus hijos, todo mi cariño.

VER COMENTARIOS
Columnistas