Percepciones

Percepciones

Mayo 17, 2016 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Aterrizo de nuevo. Me dedico a ponerme al día en noticias y acontecimientos. Un arrume de periódicos me da la bienvenida. Me re-conecto.Sobrecoge leer en retrospectiva. Este país produce más noticias por segundo que ningún otro. No se alcanza a digerir la primera, cuando la siguiente ya atropella. Un terremoto de acontecimientos, cada uno más surrealista que el otro, o más extravagante. Trato de resumir los golpes de titulares. Parecen de ciencia ficción. Pero no. Es la realidad.Un sector político de ultraderecha invita a la ‘Desobediencia Civil’, para frenar como pueda los acuerdos de paz. Una Secretaría Distrital en Bogotá decide que el empalamiento, violación y asesinato de Rosa Elvira Celis en el Parque Nacional en Bogotá, que nos estremeció, fue “porque ella se lo buscó”. Si hubiera estado en su casita no le habría pasado nada. Algunos médicos se niegan a practicar el ‘feticidio’, pero se ven obligados a practicar el aborto en estado de gestación avanzada porque los sicólogos lo ordenan y prefieren que el ‘feto’ siga vivo tirado en una mesa hasta que se acabe de morir, por temor a represalias posteriores. Las EPS piden disculpas por no atender sus pacientes de alto riesgo y dejarlos morir.Y todo sigue igual. Seguimos tan campantes como Johnny Walker, nada nos estremece, el pan nuestro de cada día es la truculencia y ya nos acostumbramos. Un muertico más, un muertico menos, un feto semivivo retorciéndose para que su ‘madre’ no tenga depresión. La mujer empalada que se lo buscó. La tragedia de la Salud. La posibilidad de una guerra civil para seguirnos matando bajo una nueva denominación. No son admisibles el perdón ni la reconciliación con las Farc pero si es normal que estén todavía impunes asesinatos como el de Galán, Rodrigo Lara, Álvaro Gómez y Gaitán.Sin embargo leo noticias del Valle y de Cali que me llenan de alegría. El Departamento se mueve. Cali se mueve. Esta semana se abre la ventana cultural de Buenaventura bajo el eslogan de Ola Ventura. Los municipios se ponen de acuerdo para aunar esfuerzos y trabajar conjuntamente en el desarrollo de la región. El tren de cercanías ya es casi una realidad. El Dagma se pone las pilas. El Tránsito se depura, el corredor verde ya se siente. El jarillón tiene dolientes, los ecoparques en el Oriente cambiarán la vida cotidiana de sus habitantes, se expande el comercio.Vamos p’arriba. El Valle y Cali recuperarán ese liderazgo que se desvaneció entre componendas y entuertos. Siento un aire nuevo, optimista, emprendedor y verraco. Como dice el refrán, “p’adelante es p’allá”.Tenemos que seguir caminando hacia la luz, el progreso, el respeto, el sentido cívico. Dejemos atrás resquemores y rencores. Todos podemos, si queremos, poner un grano de arena amorosa para que este departamento privilegiado y esta ciudad sean el referente colombiano en paz, equidad, oportunidades, trabajo y solidaridad.Gobernación y Alcaldía están trabajando con todos los fierros y el entusiasmo. Jugándosela por proyectos a largo plazo. Sus habitantes tenemos que respaldarlos, ayudarlos a forjar en futuro mejor. No podemos dejarnos arrastrar por las críticas destructivas. ¡Si nos unimos será una realidad que lo estamos haciendo bien!

VER COMENTARIOS
Columnistas