¡Muchas gracias!

¡Muchas gracias!

Julio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

La semana pasada contesté el teléfono. La directora de Relaciones Públicas de la Gobernación del Valle, Olga Beatriz Collazos, me comunicaba que la Gobernación quería hacerme un reconocimiento por mi independencia como columnista de El País y El Espectador.Primero creí se trataba de una broma. Después pregunté que por qué a mí. Olga Beatriz me explicó y acepté. Una mezcla de emociones se me apelotonaron en el ombligo. Una mezcla de mariposas negras y blancas. Esta llamada nunca me pasó por la mente.El viernes a las 4:30 llegué, acompañada de la familia, hermana, sobrinas, una hija y mi combo de amigas que son parte de mi misma. Cali celebraba el aniversario de su Grito de Independencia contra la Monarquía, diez días antes de que rompieran el famoso florero. Fecha significativa.Quiero dar las gracias al gobernador del Valle, doctor Ubeimar Delgado Blandón. Mi relación con él jamás ha tenido ninguna connotación política a pesar de su amistad incondicional y lealtad a su amigo ya fallecido Rodrigo Lloreda, mi exmarido. Me acerqué a él a través de una columna escrita hace algunos años que titulé ‘Las velas del dolor’, en la que me refería al caso doloroso de una familia desplazada que malvivía en Buenaventura en un tugurio de plástico y un 7 de diciembre fatídico un cohete con pólvora incendió el cambuche, incinerando los dos niños menores. Un bebé de tres meses y el otro de tres añitos a quien conocí en la Unidad de Quemados del HUV.El Gobernador, a título personal, se solidarizó con esta tragedia y con su ayuda desinteresada y la de otras personas caleñas, logramos que esta familia tuviera las bases dignas para iniciar una nueva vida.Así iniciamos una amistad respetuosa. Admiro en él las agallas que tuvo para devolver el Hospital Universitario del Valle a la Universidad del Valle, limpiándolo así de la politiquería sucia que lo tenía atenazado. Fruto podrido de las Administraciones Abadía y Useche el breve. Ningún gobernante lo había hecho. No querían echarse la clase politiquera encima. Ubeimar Delgado tuvo el valor.Recibió un Departamento colapsado y caótico. Saqueado. Lleno de funcionarios salidos de la cueva de Ali Baba. Está próximo a entregar un Departamento saneado, con importantes obras en municipios y veredas. Se ha rodeado de funcionarios que se han puesto la camiseta y han luchado contra viento y marea para que las cosas funcionen.Defendió a Gloria Castro, creadora de Incolballet hasta las últimas instancias de la degollada brutal que le propiciaron enemigos acérrimos y ocultos que supieron mover sus fichas de poder. Mantuvo el excelente desempeño de la Biblioteca Departamental, creó la mejor en actividades de Colombia. Rescató Bellas Artes. Impidió que la CVC cayera de nuevo en las garras malintencionadas de la politiquería.Al brindar, después de la ceremonia en el Salón de los Gobernadores, vi con espanto los óleos de Abadía, Useche y una desconocida que ‘ejerció’ durante algunos días.Una vergüenza. Gobernantes cuestionados no deberían estar en ese salón. Fueron destituidos por corruptos. No pueden compartir pared con personas de la talla moral y ética que tuvieron el Departamento a su cargo y fueron dignos de este honor.No sé en cuáles manos quedará el Valle. Lo único que aspiro es que el nuevo dignatario sea una persona digna, honesta, con agallas y sin ataduras politiqueras. No podemos retroceder.Por mi parte, seguiré escribiendo lo que pienso y siento. No tengo la verdad en el bolsillo, pero sí me identifico con lo que veo y creo. Aprendí a no tener miedo al rechazo ni temor a nadie.De nuevo muchas gracias por esta Medalla Orden al Mérito Vallecaucano en el Grado Cruz de Comendador. Al Gobernador del Valle buen viento y buena mar. ¡Gracias por dejarnos un Valle mejor!

VER COMENTARIOS
Columnistas