¡Mi tierra!

Diciembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

El sábado en la noche, en el matrimonio de una de las descendientes de don José Cabal de Las Navas, asturiano nacido en Oviedo en 1734, quien llegó a Colombia como tantos otros españoles y se radicó en Buga, me senté bajo los árboles centenarios que dejaban pasar la luz de estrellas lejanas, a divagar.Tal vez jamás pasó por la mente de este inmigrante, no me sé su historia, ni me remonto a escudriñar su pasado, que sus hijos, nietos, bisnietos, serían parte de la historia del progreso del Valle del Cauca.La ceremonia y la fiesta parecen un cuento de hadas. La coral Aria y Memoria entonan las bellísimas arias de La Boheme, Traviata, Rigoletto, entre otras, con sus potentes voces, vestidos a la usanza de la época, mientras el grupo de amigos y familiares invitados disfruta la recepción.Me devuelvo a las raíces. Don Modesto Cabal Galindo, proveniente de Buga, sin heredar fortuna, iniciándose como arreador, le compró la hacienda Providencia a Francisco María Sanclemente y con sus hijos Alfonso y Modesto Cabal Madriñán, Camilo y Ciro Cabal Pombo, y José María y Carlos Becerra Cabal, fundó Cabal G. E Hijo, el Ingenio Providencia, siguiendo los pasos de don Santiago Eder, que había creado La Manuelita.Inauguraron Providencia en 1929, con 300 trabajadores, moliendo 500 toneladas de caña diarias, con 2000 plazas de tierra, empezando con Pan cónico o azúcar de pan y lograron sustituir la fuerza hidráulica por vapor para fabricar el azúcar centrifugado.Providencia siempre se destacó por su “espíritu cristiano”, como relata la historia, y por estar pendientes del bienestar de sus empleados, construyendo hospitales y escuelas. Destaco la labor incansable del padre Pepe Pérez, asturiano traído por Camilo Cabal Pombo quien fue el motor social de la Empresa.La rama Cabal, prolífica y endogámica, ya se había destacado en la política del Siglo XIX: José María Cabal, diputado por Caloto; Francisco Cabal Barona, gobernador del Estado del Cauca.Gente trabajadora, honesta, visionaria, campesina. Modesto, ‘Capitán de Hacienda’, posteriormente ‘Capitán de Industria’, fue promotor de la Empresa de Energía Eléctrica de Palmira, del Ferrocarril del Pacífico, del Acueducto de Buga y Palmira.La ceremonia continúa. Departo con amigos y la ‘Cabalada’. Siento el arraigo a la tierra de mis antepasados, que, con amor y garras, ayudaron a convertir este Valle en uno de los principales polos del desarrollo colombiano. Sin herencias, sin dineros mal habidos, sin mafias. Injustamente tratados por populistas resentidos como oligarcas capitalistas. Y actualmente como pertenecientes al ‘cartel del azúcar’.Ojalá en el Valle del Cauca existieran más visionarios con esta casta. No hubiéramos caído en el narcotráfico feroz, que se fue apoderando en gran parte de estas tierras privilegiadas que no se han podido recuperar del todo.Me despido de la celebración, agradeciéndole a este antepasado asturiano, prolífico y trabajador, por haber llegado a esta tierra nuestra y dejar un legado imborrable.Pertenezco a este Valle por todos los costados y me siento orgullosa de serlo. Gracias a Betty Saa Cabal y a su hija Beatriz Eugenia por habernos reunido a celebrar nuestras raíces en la boda de Marcela. ¡Una velada mágica, llena de recuerdos y tradiciones que todavía no desaparecen!

VER COMENTARIOS
Columnistas