La señal de Caín

La señal de Caín

Agosto 11, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Tomo el título de un libro sobre la violencia publicado por Siglo XXI hace muchos años. Pienso que los colombianos llevamos esta maldición en los genes. La maldición de la guerra, la violencia, la sangre y la muerte.Pienso que estamos estancados en una noria sin salida posible. Leo archivos y vuelvo a sentir un frío helado que me recorre la columna vertebral.Empecemos por las guerras. Desde 1812 hasta 1886 tuvimos nueve guerras civiles, sin contar ‘insurrecciones’ y revueltas. En 1889 perdemos el Canal de Panamá, que trae la ruina nacional. Empiezan los sindicatos bajo el lema ‘pan, trabajo o muerte’ y los ‘insurrectos’ eran considerados ‘basureros sociales’, obligados a exiliarse en las selvas del Carare o a las montañas del Quindío, donde se originaron las primeras Repúblicas Independientes.En 1830, la lucha enconada entre la Iglesia y el Estado. En 1840, la Guerra de los Supremos. En 1899, la Guerra de los Mil Días.Desde 1848 nacen dos corrientes políticas que han vivido hasta nuestros días permanentemente enfrentados, liberales y conservadores. Los primeros inspirados en los principios de la Revolución Francesa ‘Liberte, Egalite, Fraternite’. Los segundos bajo las banderas de ‘Dios, Patria y Familia’.Desde 1948 a 1953 la Violencia partidista, cortes de franela, adobada por la polarización, las ambiciones políticas, la intemperancia de los dirigentes de turno, la injusticia social, la inequidad, etc.A partir de los sesenta, las guerrillas actuales, ELN, Farc, M-19, paramilitares, ‘falsos positivos’, bacrim, etc., hasta la fecha.En resumen, dos siglos de sangre, discriminación, mentiras, alianzas politiqueras, corrupción. La señal de Caín la llevamos en los genes.Para no seguir repitiendo esta historia vergonzosa, sugiero recuperar la memoria. Leyendo nuestra historia, recordando, analizando, tal vez lleguemos a tomar conciencia de que necesitamos la paz.Sugiero leer a Jorge Orlando Melo, recordar quién fue Don Aquileo Parra, extraño personaje político honesto “son dobleces ni mentiras”. A Jaime Jaramillo Uribe, a Germán Colmenares, a Álvaro Tirado Mejía, a los sociólogos Orlando Fals Borda, Alfredo Molano y sus ‘Años del tropel’ o ‘Trochas y fusiles’.Solamente recordando, analizando, reconciliándonos, reconociéndonos, aceptándonos y mirándonos de frente podremos quitarnos este estigma de Caín. De lo contrario, los ríos seguirán tiñéndose de rojo y el campo no dará a basto para cubrir los cuerpos de ese pueblo anónimo, que siempre es la carne de cañón.Apoyo la paz. Ojalá el presidente Santos logre su meta. Es el momento de apoyarlo y no incitar más al odio. Odio es lo que nos sobra desde que nos colonizaron. ¡NO MÁS!PD. 1: Cali a despertar. No podemos retroceder. Ya logramos sacar la cabeza del lodo, no podemos volver a hundirnos. Se acercan unas votaciones que marcarán si retrocedemos o seguimos caminando hacia una ciudad que de nuevo empezó a ver la luz. Insisto en que apoyemos a Maurice Armitage. No nos dejemos despistar por los que quieren seguir amarrando la ciudad en sus maquinaciones politiqueras.PD. 2: Se acerca ‘Oiga, mire, lea’, estén atentos. ¡Ya les contaré!

VER COMENTARIOS
Columnistas