La puritica verdad

La puritica verdad

Octubre 11, 2016 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Me llegó por ‘wassap’. No sé quién es su autor, pero me pareció lo máximo y le agradezco a mi amigo Alfredo Rey Córdoba que me lo envió. Este es el texto:- “El general Uribe en su Laberinto hoy No tiene quién le escriba, ni por twitter. Sumido en Cien años de Soledad y amargura, se encuentra en La Mala Hora. Aunque el Plebiscito por la Paz parecía La Crónica de una Muerte Anunciada, y la campaña sí se confió en El Amor y otros Demonios, esperamos que pronto llegue el Otoño del Patriarca, ese que tanto daño le ha hecho a Macondo, y que se niega a asistir a los Funerales de la Guerra Grande. De esa guerra solo queremos que quede una Hojarasca que le dé vida a un nuevo Amor en los Tiempos del Cólera. No queremos ser más la Triste Historia de la Cándida Colombia y de su gente Desalmada. Queremos leer solo las Memorias de las Putas Tristes y la de sus hijos que nos han gobernado...”. Sin comentarios. Me quito el sombrero.Cambio de tema, volviendo sobre el mismo tema: la paz. La marcha del domingo en Cali fue multitudinaria. Adultos, universitarios, adolescentes nos reunimos sin diferencias del Sí o No, porque lo importante es seguir la vida sin matarnos. Parece que ya muchos han olvidado que completaremos dos años sin muertos por la confrontación armada y que ninguna vereda ha quedado entre fuego cruzado.Le pregunté a un asistente a la marcha cómo había sido su voto y me respondió indignado y triste que se había “dejado cuentiar por las mentiras de la campaña del No”, que había creído a pie juntillas lo del ‘castro-chavismo’, y las arengas de los cristianos. Esa campaña sucia que confesó Vélez Uribe orgullosamente, al dar su parte de victoria, en la que contó al fin la verdad del entuerto tenebroso. Naturalmente lo obligaron a ‘rectificar’ y lo sacaron a patadas de la rosca.Los llamados cristianos, esas sectas fundamentalistas que se refieren al ‘Señor’ cada cinco minutos, merecen un juicio aparte. Por utilizar el mensaje de Cristo bastardeándolo, engañando a sus esbirros y lavándoles el cerebro a punto de mentiras y amenazas del fuego eterno. Creo que “el Señor” si hubiera estado presente los hubiera sacado a latigazo limpio fuera de todos sus templos de garaje o sus iglesias de fachada, donde los mal llamados pastores se lucran a su antojo diezmando sus víctimas. Algunos curitas católicos también caen en esta redada. Que espanto. Inclusive afirmando que el Acuerdo le daba vía libre al aborto y a Sodoma y Gomorra.Volví a leer sobre la masacre de Bojayá. Testimonios recopilados en los textos de Memoria Histórica. Volví a sentir ese nudo en la garganta. Y recordar las madres de las víctimas cantando alabaos, vestidas de blanco, apostándole a la paz y al perdón en Cartagena, reafirma mi certeza de la esquizofrenia de este país. Las víctimas quieren la paz. Las que perdieron sus hijos, sus padres, sus hogares, mientras un sector manipulado con mentiras y ambiciones políticas retorcidas se oponen, manipulando a diestra y siniestra, sin ningún escrúpulo.Me pregunto también quién será el primer bando que se atreva a disparar la primera bala. Creo que ni el Ejercito ni las Farc lo harán, pero me temo mucho que fuerzas oscuras lo hagan, endilgándole la responsabilidad al Estado o a la guerrilla para desatar la hecatombe. Todo este futuro de horror cabe dentro de lo posible.Felicito al presidente Juan Manuel Santos por ser merecedor del Premio Nobel de la Paz, y su decisión de entregar este dinero a las víctimas. De haber ganado el Sí este Premio se hubiera compartido con la contraparte. El Acuerdo se firmó entre ambas partes.Mañana habrá una marcha apoteósica en Bogotá. Estaré presente. Ojalá este entuerto entre el Sí y el No se resuelva pronto, porque la voz del pueblo Sí es la voz de Dios, y queremos la Paz. No caben más maturrangas políticas. ¡Ni un muerto más!PD. El Nobel de Física ha debido ser para Colombia. ¡Sin investigar tanto, la materia exótica somos nosotros!

VER COMENTARIOS
Columnistas