La paz con lápiz

Febrero 10, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Cali no puede retroceder. Punto. La Alcaldía no puede volver a caer en manos de ineptos así tengan padrinos políticos influyentes, ni de corruptos bien apadrinados, ni de personas bien intencionadas y de sensibilidad social y muchos méritos personales que no tienen la mas mínima idea de administración pública.Estoy de acuerdo con Diego Martínez en su columna del viernes que el futuro de la ciudad no se puede dejar al azar, ni a gamonales, ni a adictos a la mermelada, ni a los Villegas ni Angelinos que como barcazas viejas quieren recalar para fondear en los muelles que manejaron a su antojo.Cali merece respeto. Rodrigo Guerrero se la fajó por su ciudad. Es importante que se interiorice que gracias a él la ciudad ha tenido la mayor inversión en educación en 20 años y la ejecución proyectada para este año es de $628.819 millones. Una cifra jamás concebida en la historia de Cali.Rodrigo Guerrero y su equipo han logrado hacer una verdadera Revolución. La educativa. La única que necesitamos. Lápices en vez de armas. Cuadernos en vez de minas antipersona. Aulas en vez de cambuches en la selva. Con su programa Tit@ ‘Educación digital para todos’ han accedido 52 mil estudiantes a la plataforma tecnológica y se han entregado 60.821 tabletas y portátiles y capacitado 1340 profesores, además de la donación de redes wifi a 36 instituciones.Al Programa de Alimentación se han vinculado 204.649 estudiantes y 14.500 docentes están capacitándose en inglés, amen de haber construido y renovado 153 aulas. Obras son amores y no buenas razones. Y la alcaldía Guerrero revivirá la Ciclovida desde el 15 febrero, entregó la zona verde en el sur, en la Carrera 100 con Autopista Simón Bolívar. Está implantando la jornada única en las instituciones educativas oficiales y entregando los ‘paquetes’ escolares a escolares desplazados.Recordemos Desepaz y Vallenpaz, una realidad en la que diez mil familias campesinas trabajan la tierra y venden sus productos, devengando doce veces más que cuando la arrendaban y cultivaban con intermediarios. Proyecto copiado en muchas regiones de Colombia y otros países.Ahora viaja a EE.UU. para reunirse con el Banco Mundial, la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford para conseguir financiación en otros proyectos vitales para Cali. Los que hacen la verdadera revolución. Como la educación, la salud, las oportunidades y la infraestructura.No olvidemos de donde venimos. No podemos dejar a los politiqueros, mermelada-adictos y espontáneos apoderarse de esta ciudad que resucita cual ave Fénix. Llegan inversionistas. La empresa vuelve a tener fe. Se palpa un nuevo dinamismo. Recuperamos cada día el sentido de pertenencia. ¿Lo vamos a dejar perder?Necesitamos apoyar una candidatura seria que reuna el perfil idóneo para llevar con honestidad y visión las riendas de este potro que dejaron desbocado por años y acabó hasta con el nido de la perra y logró hacerlo marchar por donde es y se está convirtiendo en corcel de alta escuela.Ese perfil lo dan: el conocimiento académico, la experiencia, administrativa, las relaciones públicas, internacionales, la responsabilidad social, el sabio manejo de compromisos políticos, con respeto pero sin dejarse manipulaciones ni manoseos.Personalmente daré mi voto al candidato que reuna tales condiciones y después de analizar cuál será su programa de gobierno. Invito a los caleños a pensar sin apasionamiento ni polarizaciones, ni partidismos, ni fijándonos en la tajada, para que nuestro próximo líder esté a la altura de su compromiso por seguir devolviéndole la dignidad a la ciudad.Apenas inicia la contienda electoral, pero ya pinta muy variopinta, como piñata rellena de dulces baratongos que prometen sabores y solo dejan retortijones. Pensemos, no nos vendamos al mejor impostor, ni al que tenga la maquinaria mejor aceitada o la mermeladera para repartirla.Unámonos por Cali. Por el progreso de Cali. Apoyemos a un líder honesto y con experiencia administrativa. Nunca es demasiado tarde para empezar a reflexionar.PD: Preguntémonos todos los días, ¿qué puede hacer hoy por la paz?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad