La locura lúcida

Noviembre 04, 2014 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

¿Qué tan cuerdos somos? ¿Qué ingredientes químicos se mueven en nuestros cerebros para producirnos ciertas reacciones que muchas veces no podemos controlar? ¿Existe alguien totalmente normal? Y, ¿qué es ser normal?Los pintores, escultores, poetas, escritores, músicos que han pasado a la inmortalidad por sus obras y han resistido el paso del tiempo las guerras eran normalitos o bullía en ellos el cromosoma loco al cual le atribuyo, a título personal, el ingrediente intangible para la creatividad y ese duende el imprevisto condimento irracional para poder trascender.¿Cómo será ser totalmente normal? Tener todas las emociones en orden, jamás dejarse llevar por la ira. Nunca tirarse al suelo en llanto, voltear la otra mejilla sonrientes, amar incondicionalmente, no sentir celos asesinos, nunca desear engañar la pareja ni tirarla por el balcón.Me pregunto si versos eternos de Antonin Artaud, Verlaine, Baudelaire, el Guernica de Picasso, las esculturas inacabadas y terribles de Miguel Ángel, los claroscuros y esas ancas de caballos en provocadores primeros planos de Caravaggio, el Llanto de García Lorca, Los Cien Años de García Márquez, los relojes en la arena de Dalí o las ventanas de Magritte, Macbeth, Otelo de Shackespeare, se hubieran gestado en mentes comunes corrientes o pudieron parirlas precisamente porque en los recónditos misterios del cerebro, existía algo que funcionaba diferente y se salía de lo establecido, ¿cómo normal? Si Van Gogh no hubiera padecido alucinaciones ni lo hubieran perseguido voces, ¿habría podido plasmar sus Girasoles?No sé. El último libro de Carlos Climent, quien ya nos dio en Los Tiranos del Alma muchas herramientas para identificar en nosotros y en los que nos rodean muchos elementos que nos angustian, nos deprimen, nos afectan y son disparadores de conductas nocivas que podremos manejarlas si las conocemos, ahora con La Locura Lúcida, editado recientemente por Panamericana, nos abre un nuevo camino para conocernos mejor, aceptarnos o saber ver en el otro rasgos de personalidad que los llevan a reaccionar de determinada forma.Carlos Climent nos habla en La Locura Lúcida de los desordenes de personalidad antisociales, narcisistas y borderline. Nos ayuda a mirar dentro de nosotros mismos y a detectar en otros estos rasgos, que si se dejan disparados y salidos de madre pueden generar monstruos humanos, leer Hitler, Franco, Mussolinis y especies conocidas dentro de nuestra fauna. Ya saben a quienes me refiero. Si los detectamos a tiempo no caeremos en sus garras.La Locura Lúcida. Un libro que sin utilizar la jerga incomprensible de los psiquiatras, nos explica muchas cosas y nos invita a saber quienes somos y porque reaccionamos. Libro para leer una y otra vez. Yo por lo pronto estoy contenta de identificarme con algunos de los rasgos borderline. Así me explico muchas cosas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad