La Hora Cero

La Hora Cero

Julio 24, 2012 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Hoy martes se elige nuevo timonel en la CVC. Está en juego ni más ni menos que el futuro ambiental del Valle del Cauca, que en los últimos años, y no es un secreto para nadie, perdió su rumbo, su impulso. Se cayeron programas importantes como los Mercados Verdes, la Agricultura Orgánica, la búsqueda de alternativas energéticas sostenibles, la investigación seria en entidades como en tiempos pasados lo hacía la Universidad del Valle.Para nadie es un secreto que la transparencia de la inversión en recursos propios y otros recursos está siendo cuestionada. En los últimos años, los convenios se manejan a dedo, con criterios políticos y no se hace con un criterio técnico que obedezca a planes y programas a largo plazo, y con real impacto ambiental. Se llegó la hora de recuperar la CVC, la Corporación Autónoma más antigua de Colombia, que en mala hora cayó en las garras de la politiquería más atroz que haya vivido nuestro Departamento. Primero la dupleta Abadía - Martínez y luego la llave Dilian - Roy. Se llegó el momento de que esta Corporación recupere su liderazgo y su autoridad, perdidos en buena parte a nivel regional y nacional, por cuenta de que la dirigencia vallecaucana, salvo honrosas excepciones, se mostró indiferente ante la politización corrupta de esta entidad,  instigada por pasadas gobernaciones.Tengo entendido que hay un excelente abanico de candidatos, con intachables hojas de vida y amplio conocimiento en lo ambiental, largas trayectorias sin ninguna sombra de corrupción o malos manejos y aptitudes gerenciales. Entre ellos Beatriz Orozco, actual directora del Dagma, Eduardo Velasco, Alberto Javier Marulanda, Humberto Swann. Repito, entre otros. O sea que el abanico está amplio y es la oportunidad de cambiar de timonel.Los relevos oxigenan las organizaciones y ésta lo necesitan con urgencia La que ha llevado el timón en los últimos años es Jazmín Osorio Sánchez. Nombrada por presiones políticas y sostenida en su cargo contra viento y marea. Se dice de ella que utilizó la dirección de la CVC para devolver favores a los grupos políticos que la pusieron en el trono y la han sostenido. Era vox populi que existía un gobierno político paralelo a la sombra.En sus años de Directora de la entidad, ha tenido aciertos y desaciertos. No soy profunda en el tema, pero lo que sí es un hecho irrebatible es que en su administración se politizó cada vez más  esta entidad que en una época estuvo salvaguardada del canibalismo partidista y corrupto. Además tengo entendido que la señora Jazmín va a tener que rendirle cuenta a la Procuraduría, Fiscalía y Contraloría, por presuntas irregularidades. Queda en manos del Consejo Directivo, formado por un popurrí democrático, que amerita una profunda reforma a la Ley 99 de 1993 que creó en mala hora el Sistema Nacional Ambiental (Sina). El Consejo tiene la oportunidad de elegir en la Dirección un buen gerente, que lidere cambios de largo alcance. Que conozca el Valle del Cauca trabaje con un código de buen gobierno y monitoreado por comités operativos del Consejo Directivo y otros líderes. Creo que sería un acto de sensatez darle las gracias a la señora Osorio, y abrirle las puertas al aire fresco. Mañana sabremos en qué quedó nuestra antigua joya de la corona. Si la logramos salvar o la vamos a seguir despedazando. Cordura en el momento de votar. Vamos a ver qué tan autónomos y firmes son los representantes del Gobierno central, departamental,y gremial en esta hora cero. El Valle está en juego.

VER COMENTARIOS
Columnistas