‘La Eximia’

Marzo 27, 2012 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

El triunfo de una obsesión. Así calificaría yo la labor de Gloria Castro. Recuerdo, hace ya varios años, cuando dirigía Colcultura, que Gloria me pidió una cita. Estaban sin presupuesto, para variar, y sus sueños eran de alto vuelo. Logré una ‘partida’ (todavía no sé por qué la llaman así). Simultáneamente, otra dama de la cultura caleña me pidió una cita, y para sorpresa y espanto, fue para rogarme que ‘acabara’ con Incolballet. Cuando liquidé ‘Asartes’, que se había convertido en la caja menor de Colcultura, y no le rendía cuentas a nadie, doné a ‘La Eximia’ todos los trajes y ropajes que tenía esta entidad en su inventario.Algunos amigos le decimos a Gloria ‘La Eximia’, porque siempre hace las cosas bien, porque es terca hasta lograr lo que se propone, porque tiene vuelos de águila, y no de gallina que escarba en el suelo para picotear residuos. Porque mantiene alejado el ‘ego’ a pesar de sus triunfos, porque toda su ambición ha sido enfocada al triunfo de sus alumnos, porque no ha buscado jamás ni beneficio ni glorias personales.Mujer discreta. Disciplinada. Valiente en las tormentas, sabiéndolas capear con sabiduría. Tormentas que no han sido pocas, porque en una comunidad envidiosa y mezquina como nuestra querida Cali, no pocas veces se ha visto embestida a ver si la tienden en la arena .Recuerdo Barrio Ballet en Bogotá en 1987. El Teatro Almirante en plena zona rosa, repleto, a reventar. Atrás quedaron las incertidumbres y los temores. Bogotá, durante varias noches, aplaudió de pie y frenéticamente este espectáculo, que rompía moldes, lanzaba vibraciones de vida y color, fascinaba con su ritmo y coreografía. Barrio Ballet, nuestro West Side, mucho más decantado y bello.Luego llegó Europa, y los éxitos y aplausos cruzaron el Atlántico. Han pasado más de 20 años. Me entero de que Barrio Ballet volverá al Teatro Municipal el 30 y 31 de marzo. Siento una emoción enorme. Será una oportunidad única de que estas nuevas generaciones puedan deleitarse con esta obra, ícono de la cultura y el ritmo caleños. A ‘La Eximia’, mis felicitaciones. Sabe que la admiro, porque es como el mascarón de proa de los barcos, que desafían tempestades y dan la cara a los nubarrones más hostiles. Gloria Castro, una enseñanza viva de que sí se pueden lograr los sueños, cuando se los ama y se les tiene pasión y entrega. Tiene razón ‘La Eximia’, “lo que no se muestra no existe”… y por eso vuelve, arrollador, Barrio Ballet.***P.D. No hay derecho. Un vuelo Quito-Bogotá-Cali, gasta ocho horas. La escala en Bogotá, en una sala VIP que parece un baño turco, y que concentra todos los olores de pasajeros apelotonados, retiene, por trafico aéreo, el despegue de los aviones. Hasta que suceda la tragedia. El Dorado no da abasto. Atestado de aviones de pasajeros, de carga, avionetas, parqueados como pueden, esperando la orden de salida, mientras otros tantos revolotean como moscas en el aire para poder llegar. Mientras, Palmaseca con un pinche avión de vez en cuando. Lo mismo Barranquilla, Medellín y Cartagena. ¿La Aeronáutica al fin tendrá el valor de regular este caos? Tendremos que esperar la catástrofe… Para reflexionar en esta semana de pasión.

VER COMENTARIOS
Columnistas