¡Instantes!

¡Instantes!

Diciembre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

No encuentro las palabras. Están atascadas y no salen. Quiero escribir sobre todos los seres cercanos al alma que ya no están para esta Navidad. No sólo los míos, sino de todos aquellos que partieron en este año que en que la muerte se enamoró codiciosa de seres irrepetibles, y se los llevó prematuramente, dejando ese vacío interno, ese hueco que no se vuelve a llenar.Quiero simplemente decirles a los que ya no están, que no los olvido. No importa cuántos años hayan pasado. Los instantes compartidos siguen siendo eternos. Cada mañana cuando sale el sol están conmigo. A través de la luna, les mando besos y les doy las gracias por haber sido parte de mi vida, por seguir mi lado a pesar de no poderlos ver.Miento. Sí los veo cuando la memoria los trae a mi presente. Tal vez soy yo la que no los dejo partir, por egoísmo porque me hacen falta diariamente y no sé comenzar el día sin sentirlos a mi lado. Vuelven frases, conversaciones, gestos, risas y enfados, visualizo sus gestos y sus momentos.Por eso creo que la muerte no existe. Simplemente. Como dice el poema, “...Sólo sé que partió hacia un jardín lejano...” al cual no he sido invitada todavía y en algún momento, en algún rincón de ese jardín nos volveremos a encontrar. Morirán el día en que yo los olvide y ese momento no llegará.Me reafirmo en que la vida es simplemente una sucesión de instantes, y esa convicción me hace vivir mejor, con más intensidad, porque ya entendí que cada momento es único, irrepetible, diferente. No sé si mañana estaremos los mismos, lo único que tengo es el instante para compartir.Mis instantes son sagrados. Aprendí a decir que no sin sentirme culpable. A no asistir a nada por compromiso. A no tenerle miedo al rechazo ni actuar por aceptación. Aprendí a abrazar con fuerza a los que quiero, a valorar los momentos con mis amigos del alma, a decir lo que siento.Creo que en este planeta, o en esta dimensión, como dirían los esotéricos, no existen las coincidencias ni las casualidades. Creo que cada ser que he conocido me ha servido de aprendizaje, me ha dejado una lección, me ha ayudado a crecer a ver mis errores y mis fortalezas.Gracias por los instantes que he vivido. Los buenos y los amargos. Los tristes y los felices.Gracias por los que me quedan. Espero vivirlos con amor y alegría. Gracias por los soles y las lluvias compartidas con todos los que ya no están a mi lado pero que siguen conmigo.***P.D. Ojalá estas fechas nos ayuden a entender que la paz no es un decreto que se firma, sino que la hacemos cada uno de nosotros, abriéndonos de corazón y mente al perdón y al amor.Les dejo este bello poema navideño:Navidad es... Si tienes enemigos, reconcíliate con ellos, Navidad es Paz.Si en tu corazón tienes soberbia, sepúltala, Navidad es Humildad.Si tienes deudas, págalas antes de gastar todo, Navidad es Justicia.Si tienes pecados, arrepiéntete y conviértete, Navidad es nacer al Espíritu.Si tienes pobres a tu lado, ayúdalos, Navidad es un Don.Si en tu mente tienes sombras y dudas, ilumina tus pensamientos,Navidad es Luz.Si tienes errores, piensa y reflexiona, Navidad es Verdad.Si tienes tristezas y preocupaciones, alégrate, Navidad es Gozo.Y si sientes odio y resentimiento, arrepiéntete, perdona a todos,y perdónate a ti mismo, porque entonces Dios ya te ha perdonado.Navidad es Amor.(Anónimo)¡Feliz Navidad! Navidad con luna llena ¡Instantes de amor!

VER COMENTARIOS
Columnistas