¡Fractura!

¡Fractura!

Octubre 02, 2017 - 11:40 p.m. Por: Aura Lucía Mera

Primero de octubre. Sigo las noticias de Cataluña, cada vez más preocupantes. Me comunico con Ángela Becerra, escritora y amiga, casada y radicada en Barcelona hace muchos años. Su respuesta es contundente y refleja la tremenda realidad: “La fractura es profunda, no es fácil de arreglar. Mal manejo político de ambas partes. Fractura difícil de soldar a corto plazo”.

Leo periódicos diversos. Editoriales, columnistas, declaraciones. Creo que lo mejor es darles la palabra para que nos hagamos una idea de lo que está sucediendo en esta España amada, donde el mal manejo político, la incapacidad de Rajoy y la soberbia de Puigdemont han roto en mil pedazos el espejo de una nación que todavía no se repone de las heridas de una guerra fracticida y una dictadura despiadada.

‘Ximo’ Puig, presidente de la Generalitat Catalana. “Hoy España no es la misma que ayer. Nos guste o no, ha cambiado y tenemos la responsabilidad desde la política de cerrar heridas y buscar la España abierta, plural y respetuosa con todas sus formas de sentir y ser. Respetar para convivir. Dialogar para sumar y acordar para avanzar. Si los actores de este proceso no son capaces de dialogar deben apartarse. La respuesta nunca es la violencia a un problema político”.

Editorial El País, España. “El 1-0 fue una derrota para nuestro país. Para el interés y los derechos de todos los españoles y otra el destino de nuestra democracia y la estabilidad y futuro del sistema de convivencia que hace casi cuarenta años nos dimos a nosotros mismos. Responsabilidad mayor recae sobre los partidos tradicionales y constitucionalistas incapaces, enrocados en sus ambiciones personales de sus dirigentes y batiéndose a la defensiva el PP, acusado justamente de ser el más corrupto de los partidos que nos ha gobernado”.

Jorge F. Hernández, periodista. “En mala hora se juntaron sobre los paisajes de España la ineptitud corrupta de la nostalgia autónoma y los mentirosos placebos de una revolución inventada... Todo se ve borroso y duele. Un gobierno que no fue capaz de hacer política y un alud de engañosa utopía que fermentó un peligroso ilusionismo, el subsuelo de la ira y el sedimento de la amnesia. Nada puede estar bien si todos estamos mal. Nadie puede llevar la razón si todos ejercen la sinrazón... Es tiempo de parar. De detenernos. Ni Cataluña. Ni Madrid, ni España entera merecen una gota más de sangre o engaño”.

Lluís Bassets, periodista. “El mundo nos miraba y no le ha gustado lo que ha visto. El balance no puede ser peor para la imagen del gobierno y como corolario, de España. Rajoy se mueve como presidente ausente (...) y el resultado es la catástrofe del 1-0. No gustaba fuera de España. No gustaba Puigdemont y ahora no gusta Rajoy. Y no gusta esta realidad que ahora evoca momentos, prerevolucionarios y alienta el recuerdo de los peores años de nuestra historia, cuando España se hizo triste y mundialmente célebre entre 1936 y 1939”.

Manuel Vilas, periodista. “Tenemos ahora un país que habla de enfrentamiento y desintegración. No nos merecemos los políticos que tenemos, pero están hechos a nuestra imagen y semejanza. Rajoy lleva instalado en la incompetencia hace años y tampoco la monarquía ha brillado por su utilidad. Son las clases medias y los trabajadores los que van a pagar con su salario menguante la fantasía totalitaria de Puigdemont. Hoy toda España está más pobre. Hay dos cosas que unen para siempre catalanes y españoles en santo matrimonio: el sentimiento de vergüenza política y del sórdido ridículo histórico que hemos hecho entre ambos”.

Posdata: Estos apartes nos dan pie para reflexionar. Algunos parecen escritos para el momento que estamos atravesando los colombianos. “Cuando veas afeitar a tu vecino, pon tu barba en remojo”. ¡No perdamos nuestra brújula, es muy difícil volverla a recuperar!

VER COMENTARIOS
Columnistas