¡Estamos hartos!

¡Estamos hartos!

Abril 28, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Muchísimos caleños no nos resignamos a que el futuro alcalde de la ciudad sea ‘impuesto’, ‘ungido’, ‘escogido’ o ‘embutido’ a la fuerza por la decisión de gamonales, politiqueros cuestionados, ‘patrones’ de los votos y caciques que todavía se creen dueños de la región.La manguala entre Barreras, Dilian, Angelino en la foto de la revista Semana, produce erisipela. Es como si el tiempo se hubiera detenido y simplemente siguiéramos dándole la vuelta a la misma noria, jurando que hemos avanzado. Y como si fuera poco, Germán Villegas, María Isabel Urrutia, el delfín del agonizante holguinismo, Carlos José, y los lagartos de siempre que se enrrollan y arrodillan áulicos ante cualquiera de ellos a ver que prebenda sacan.Colombia se empezó a joder cuando se dio luz verde a la elección popular de alcaldes. Este método sirve para países como Suecia, Canadá, Escandinavia, Suiza o cualquier otro en el que se respeten las leyes y otras cosas.En este país de cafres, y me perdonan pero el adjetivo es del maestro Echandía, en el que cada votico tiene su precio, su marrano, empanada o gallina, y si son muchos, pues su contratico o su chanfaina, o alguna secretaría o asesoría para rellenar los bolsillos sin fondo, este ‘sistema’ acabó con la poca transparencia que alguna vez existió.Antes los alcaldes eran elegidos a dedo limpio, por los gobernadores y estos a su turno por los presidentes. Ese era el nombre del juego y así se jugaba. Ahora, en la ‘designación’ de candidatos se manipula al electorado, se le compra, se le miente y los que mandan son los mismos de siempre, son las mismas mañas que lenta e inexorablemente fueron acabando con Cali.Y si le añadimos la mermelada, ya no tenemos salvación. En un país decente jamás se concebiría que un candidato como Angelino existiera con la venia de los dos partidos que se odian sin tregua: el Centro áulico de Uribe y la U. Produce náusea. Angelino mendiga, manipula, promete y olvida que fue un pésimo gobernador. Un pésimo vicepresidente. Un hombre que no conoce el sentido de la palabra lealtad.Germán Villegas se cree con derecho a tener desde pequeño “triciclo con placa oficial” y a vivir por cuenta del Estado. Sus gobiernos dejaron un mal sabor de boca o es que Cali y el Valle no tienen memoria. Carlos Holguín Sardi no se resiste a aceptar que se le pasó su cuarto de hora y tampoco acepta que a su hijo Carlos José, quien fue muy buen Embajador en Ecuador, no le fue tan bien como secretario de Gobierno de Guerrero y no tiene la suficiente experiencia ni garra para ser alcalde. Roy Barreras se retuerce de que su hijito Roycito no repunte, pero no se resigna a perder poder en esta región. Hará lo imposible por seguir manipulando todo a su antojo.María Isabel Urrutia es buena deportista, carismática, inteligente. No tiene ni la formación académica ni la experiencia administrativa. A Michel Maya le falta pelo pa’ moño y moño pa’ peinetón. El ‘Chontico’ Ortiz tiene sensibilidad social, pero carece de liderazgo administrativo. No nos dejemos meter autogoles.Pero no nos vamos a dejar. Queremos un candidato honesto, que no conozca la palabra politiquería, que no tenga amarres con ningún gamonal, que esté más allá de las prebendas, que tenga experiencia, berraquera, ganas y conocimiento y respeto ante organismos internacionales.Cali está en un momento crucial para seguir avanzando o caer en el hoyo sin fondo. Es la hora de no comer cuento y apoyar a Maurice Armitage. Todos saldríamos ganando. Cali sería el mayor ganador.Los electores somos libres, no títeres de ningún gamonal. ¡Hagámonos respetar!

VER COMENTARIOS
Columnistas