Esas ganas locas de matarlo

Esas ganas locas de matarlo

Septiembre 07, 2010 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

¿Por qué tantas veces el enamoramiento arrebatado entre dos personas, con el tiempo, o por las circunstancias, se ve salpicado frecuentemente con esos deseos irreprimibles, primarios, frutos de un arrebato de rabia o frustración, de ‘matar’ a la contraparte? “Si me la hace lo mato”. “Si lo cojo en esas lo mato”. “A veces me provoca matarlo…”. Muchas de nosotras, me refiero a mis congéneres, hemos, en algún momento de nuestras vidas, expresado, así sea sin la intención obviamente de llegar a los hechos, alguna de estas frases respecto a la pareja, la media naranja, el amante, el elegido para compartir toda la vida. Frases y expresiones que abundan en los almuerzos y reuniones femeninas, en los baños de los clubes, en las confidencias del baño turco, en diversas ocasiones, sin que medie ningún disparador que justifique la expresión.Hace tiempo escuché la famosa frase “Todos queremos, en algún momento dado, matar lo que amamos…”. No sé que tan cierta sea la afirmación. Pero lo que sí es cierto es que el comentario y la frasesita sí los hemos pronunciado, así sea en tono jocoso, inocente y pasajero.Sobre este tema se desarrolla la estupenda novela de Margarita Londoño Vélez. No es su primera incursión en el campo de la literatura. Ya varios de sus libros, escritos para jóvenes, se venden como pan en todas las librerías del país. Se titula, precisamente, ‘Esas ganas locas de matarlo’, editada por una nueva editorial independiente, que apuesta a escritores nuevos, de calidad, que enriquezcan el campo de las letras nacionales, sin dejarse atar por el afán ‘mercachifle’ de la mayoría de las editoriales conocidas. Su nombre es Icono. Y su meta es tener en su catálogo editorial nuevas propuestas.La novela de Margarita agarra desde la primera página. Pero es mucho más que un relato sobre una mujer y su pareja, la rutina, la posesión machista, el desencanto y las frustraciones de pareja. Margarita nos lleva, a través de las páginas, a una profunda reflexión sobre el alma femenina. Sobre el amor que nos lleva a saltarnos barreras, sobre las promesas eternas, que va desembocando en dolor, heridas silenciosas, nostalgias, desencanto y desamor. Nos lleva a las profundidades de las psiquis de mujeres de diferentes estratos socioeconómicos que terminaron matando al compañero, marido o amante. Mujeres que tuvieron que pagar el precio de abandonar su libertad física para lograr la libertad del alma.Margarita logra entrar en los secretos mas recónditos de muchas mujeres. Escarba y remueve emociones y sentimientos. Desenmascara hipocresías y falacias sociales. Cuestiona relaciones y fustiga la banalidad y la farsa de la sociedad actual. La nuestra. La colombiana, la caleña. Años de trabajo al fin dieron su fruto. Una obra estupenda. Para leer y subrayar.Quiero felicitarla. Decirle que sus páginas se metieron hondo en mi ser. Que el libro lo subrayé y releí. Que siga por ese camino arduo de las letras. Un camino lento, difícil, pero lleno de satisfacciones íntimas que, al final de cuentas, son las únicas que valen en nuestro recorrido existencial.***P.D. Podríamos sugerirle al Alcalde, recién desempacado de Shangai, que se deje de “cuentos chinos” y no se le ocurra invitar miles de orientales a radicarse en Cali, para vender arroz en las calles. Ya tenemos los nuestros.

VER COMENTARIOS
Columnistas