¿Es necesario?

¿Es necesario?

Septiembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Me pregunto si es verdaderamente necesario ver al enorme bulto envuelto en trapos sanguinolentos. Ver ‘close ups’ de una cara deforme y abotagada. Ver los restos de lo que fue un ser humano en medio de una bandeja de metal cubierta de aguasangre. Me pregunto. Y no tengo la respuesta. No sé hasta qué punto los medios de comunicación cumplen con su deber de informar y contar las cosas como sucedieron, o si el morbo es muchas veces más fuerte que toda reflexión. Si la adrenalina de ver rostros desfigurados, vientres hinchados y miembros mutilados es un impulso primario en nosotros, que nos lleva a saltarnos por encima toda ética informativa. Nunca he sabido hasta qué punto la autoregulación obra en nosotros los periodistas. Hasta qué punto nos puede más el deseo del amarillismo informativo. Hasta qué punto los instintos que todos tenemos de bestias salvajes sólo los apaciguamos cuando tenemos ante nuestros ojos algo horripilante, macabro y mortecino. ¿Será el mismo impulso que nos lleva a detener al automóvil cuando vemos un accidente, con muerto de por medio tirado en el pavimento? ¿O nos asomamos al escuchar una balacera, a ver si alcanzamos a divisar algún herido? ¿O corremos a pararnos enfrente de un incendio a ver si alguien se tira por la ventana envuelta en llamas? ¿Hubiera sido menos fuerte, firme, honrosa para Colombia la dada de baja de ese monstruo de sangre llamado ‘Mono Jojoy’ si no se hubieran mostrado hasta la saciedad las fotografías de su cadáver inflado? ¿Nos hubiera impactado de igual manera? ¿Hasta qué punto el suicidio de una joven de la farándula no se convirtió en noticia de varios días en todos los medios, y por eso mismo ‘la sociedad’ se conmovió hasta el fondo? ¿Los muertos sin fotos están menos muertos? ¿Las niñas violadas que siguen yendo a la escuela y nadie les pone bolas, sufren menos porque no las nombran? ¿El asesino de su mujer, no la matará de repente no solamente por celos sino por salir en la prensa amarilla? Nunca nos cansamos de ver la imagen destripada de ‘Raúl Reyes’. Ahora la de ‘Jojoy’. Los medios se encargan de que jamás nos olvidemos de ellos. Sigo preguntándome. ¿Es necesaria tanta morbosidad? ¿No es simplemente otro síntoma de lo enfermos mentales que estamos los colombianos? Personalmente me uno a los enfermos mentales. Una y otra vez he repasado en el internet las escabrosas fotografías. Siento que la garganta se me vuelve un nudo y unos deseos casi irrefrenables de devolver todo lo que tengo en las tripas. Pero las miro. Con cuidado. Como queriendo que ese cuerpo grotesco e hinchado me cuente su historia. Por eso tal vez el éxito de la ‘novela negra’, de las series de criminales en la televisión que acaparan más audiencia que cualquier otra de diferente tema. Por eso tal vez el éxito de las películas de guerra. De las de violencia extrema. Por eso tal vez Jesucristo vino a enseñarnos lo más difícil de todo, y tal vez por eso mismo lo crucificaron. “Amaos los unos a los otros”. ¿Es tan difícil? ¿Es más fácil aplaudir la muerte de alguien que reflexionar por qué hemos llegado a tal grado de insensibilidad ante la violencia? Preguntas sin respuesta. Las delicias de Freud. Mientras tanto, y juro no volver a ver esas imágenes de espanto, felicito al gobierno Santos y a su cúpula militar por este golpe de gracia, que a lo mejor no nos trae la añorada paz que todos de seamos, pero que debilita en forma contundente al enemigo cebado de sangre y muerte. Sigamos construyendo una Colombia más digna para todos. Nos lo merecemos ya.

VER COMENTARIOS
Columnistas