Entre líneas

Entre líneas

Octubre 09, 2012 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Vergüenza  para todos los colombianos el show mediático que el senador Roy Barreras pretendió montar con ‘el mandato’ de realizarle un examen médico al vicepresidente Garzón. Vergüenza que los más altos dignatarios del cuerpo médico, encabezados por   el  doctor Fernando Sánchez, se hayan prestado para semejante falta de respeto. Vergüenza que no pase nada.El vicepresidente Angelino Garzón, quien no ha sido nunca un santo de mi devoción política, como no lo es casi ninguno de los políticos, merece respeto y actuó  en derecho al negarse a permitir semejante atropello. Lo escuché en La W hace unos días, y  está más lúcido que todos los  congresistas juntos, lo que no es de extrañar, porque sabemos que para ser congresista lo único que se necesita es saber de maturrangas, otorgar prebendas, prometer lo incumplible, lagartear así no se sepa leer ni se conozcan los códigos, ni la geografía del país.No se necesita ser Sherlock Holmes tampoco para leer entre líneas las oscuras e insidiosas pretensiones del senador Barreras, ahora ungido como presidente del Senado. Con su aspecto hierático, su mirada fría que ve hacia el infinito de su ambición, creyó que podía salirse con la suya. Más claro no canta un gallo. Si  el cuerpo emérito médico dictaminaba que el vice Garzón no estaba del todo en sus capacidades, por ley, si algo le sucediese al presidente Santos, afortunadamente con una estupenda recuperación, el Senador con piel de  escama , léase Roy en persona, sería el encargado de ejercer la Presidencia de la República, así fuera por algunos días.  Pero la ambición rompe el saco y si los galenos se dejaron manipular prestándose para el oso más oso de sus vidas, el Vicepresidente de la República no se dejó tramar.Angelino Garzón pide un debate en el Congreso. Se muestra frentero. Se apoya en la constitución y, así reconozca sus diferencias de criterio en algunos asuntos de Estado con el presidente Santos, se define como leal escudero del mismo. Le creo.Como dicen en España, trataron de agarrarle las pelotas, y no se dejó. Bien por Garzón. Solamente conociendo un poquito al senador Barreras, se sabía lo que estaba tramando. Su ambición le permite cambiarse de partido como cambia de esposas, adular sin recato al que fuera su más enconado enemigo, repetir frases comunes con habilidad pasmosa para embolatar bobos con su retórica. Pero No. Angelino, quien es un zorro político, mas no un lagarto, se las pilló y lo detuvo con un rotundo NO. Les deseo tanto al presidente Juan Manuel Santos como al vicepresidente Garzón, una recuperación total. Colombia, por mayoría, los eligió. El país los necesita en estos momentos claves. Son caras opuestas de una misma moneda que se complementan y necesitan, y los ciudadanos los necesitamos a los dos... Mis condolencias al benemérito cuerpo médico, mas parecido al de bomberos... los enviaron a apagar un incendio inventado. Un pirómano del poder los ‘cuentió’. Lo siento por ellos, no han debido prestarse.PD. Me cuentan que apareció de nuevo el semáforo de Price Smart . Nos vamos a dejar meter otro golazo de esta compañía, que parece, se ha saltado todas las barreras y sigue haciendo lo que le da la gana. Ojo secretario Hadad, tenemos muchos ojos pendientes.

VER COMENTARIOS
Columnistas