Enemigos en casa

Enemigos en casa

Agosto 26, 2014 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Así como en Antioquia los paisas se unen, se apoyan, hacen de tripas corazón para dejar atrás rencillas personales y apostar por el progreso de su departamento y de su capital, y Medellín se ha convertido en uno de los lugares turísticos más visitados por extranjeros, sus empresas están a la vanguardia en Colombia, tanto las públicas como las privadas, por acá los vallecaucanos y los caleños nos sacamos los ojos, criticamos, ponemos palos en la rueda, señalamos con el dedo, satanizamos y juzgamos y seguimos en nuestro deporte favorito que es despedazar al otro.Si echamos una ojeada a los últimos acontecimientos del canibalismo departamental y municipal, vemos que el hambre de comer prójimo y roerlo hasta pulverizarlo está en su apogeo, como afirma Martín Caparrós en su último libro “El hambre hace que el cuerpo se coma a sí mismo”.Y es el hambre de resentimiento, politiquería, intereses personales, envidias, corrupción el que nos lleva a destrozar y comernos el cuerpo institucional del departamento y el municipio.Nombro algunos casos de este canibalismo irracional.El HUV por primera vez en muchos años está en manos firmes que no ceden ante presiones. Está prestando servicios de óptimo nivel, estrenó sala de urgencias, controlando robos y gastos, impidiendo saqueos, nóminas paralelas y favores burocráticos. Sale adelante como el ave Fénix de sus cenizas. Resultado: los sindicatos piden su cabeza, gritan a las puertas de su despacho, lo amenazan de muerte con panfletos, le lanzan insultos soeces cuando lo ven. No le perdonan que le ponga freno a las prebendas ni a la corrupción. Quieren su cabeza. Punto. La sociedad mira indiferente. No le interesa que su centro de salud departamental más importante vuelva a caer en el abismo y la ignominia. ¡No se deje, doctor Rubiano!Incolballet, Bellas Artes, Biblioteca Departamental, Inciva al borde de cerrar sus puertas. El agua sucia se la arrojan al gobernador Ubeimar Delgado, mientras el Ministerio de Cultura (debería escribir cultura entre comillas) se lava las manos. Mutis por el foro. No es casualidad que la Ministra vallecaucana raizal deje morir los institutos de su tierra. ¿Nadie se pregunta por qué? Defiendo la gestión del Gobernador. No le perdonan su apoyo a la candidatura de Marta Lucía Ramírez en la contienda presidencial. Se la están cobrando. Así sea a costa de nuestros centros culturales. Se sabe que el Gobierno Nacional no le dará ni un tinto a Ubeimar Delgado. No le perdona. Punto. ¿Dónde está la tal Bancada del Valle?Empresas Municipales. Los roedores de antaño quieren volver por su presa. El chivo expiatorio en este caso es Baliza “cuestionada por aquellos a quienes no les conviene el cambio de régimen de contratación de la Empresa”, como dice Esteban Piedrahíta en su columna de opinión del domingo. “Con el agravante de que muchos medios de comunicación les hacen el juego con su cubrimiento sesgado y de pobre nivel técnico”.Y como no quiero terminar sin algo positivo, felicitaciones a los ganadores del Premio Alfonso Bonilla Aragón de periodismo. Jóvenes que investigan, cuentan, denuncian sin dejarse manipular. Felicitaciones a Fanor Luna en ese homenaje sentido a su labor de toda una vida en periodismo y relaciones públicas. Felicitaciones a Centro Tecnológico del Pacífico ‘Somos Pacífico’. Su grupo de danzas al mejor nivel. Esa fusión de rastastas, salsa y mapalé, para aplaudir a rabiar. La cultura acaba la violencia.Dejemos el canibalismo. Unámonos para defender nuestro patrimonio cultural y de salud, nuestras empresas. O no lloremos cuando volvamos al oscurantismo del que apenas estamos empezando a salir.P.D. Dios me libre del sentido del humor neofascista-bugueño. ¡Terror!

VER COMENTARIOS
Columnistas